Al navegar por el sitio aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad. Para más información, visita nuestra Política de cookies. Aceptar
Abejaruco carmesí norteño (Northern Carmine Bee-eater) (Salvador Solé Soriano)

Abejaruco carmesí norteño (Northern Carmine Bee-eater)

Fecha y hora (original): 03/07/2015 19:40:50 Fecha y hora (digitalizado): 30/03/2015 07:19:58 Cámara: NIKON CORPORATION Modelo: NIKON D7100 Iso: 100 Tiempo Exposición (v): 1/400 segundos Apertura (f): 8
Descripción: Esta es la sexta especie de abejaruco que subo a FotoRed, pues la familia es muy colorista y resulta agradecida de mostrar. El Abejaruco carmesí norteño (Merops nubicus), se distribuye por el África subsahariana a lo largo de una franja que tiene su límite occidental en las costas atlánticas (Senegal, Guinea-Conatry…) y su límite en la costa índica y del mar Rojo desde Eritrea a Kenia. Es una especie migradora de cortas distancias dentro de esa franja, persiguiendo las lluvias en el complejo puzzle climático del África ecuatorial. De punta de pico a punta de cola alcanza los 27 cm, incluidas las largas y finas plumas centro-caudales. Machos y hembras presentan idéntico aspecto aunque las hembras tienen las plumas centrales de la cola algo más cortas. Se alimentan de una gran variedad de insectos; saltamontes, abejas y abejorros, avispas, escarabajos, cigarras, libélulas… Es un ave que nidifica colonialmente excavando túneles de hasta 3 mt de longitud en taludes de tierra blanda. Las colonias pueden constar de miles de parejas. El Abejaruco carmesí norteño solo visita Uganda en su tercio norte y durante la estación lluviosa que empieza en abril. Allí, en el Murchison Falls N.P., es donde lo retraté. Equipo: Cámara Nikon D7100 con objetivo Sigma 50-500 mms. f; 4.0 - 6.3 apoyado en ventanilla de automóvil.
Iso:100
Exposición (v):1/400 de segundo.
Apertura (f):8
Etiquetas:

Comentarios

Luis Garcia Nieto
Hola Salva.

Caramba, que cosa más linda. Aunque, para ser justos, todas las especies de Abejarucos son muy bellas y coloridas. Casi de capricho; y esta no es una excepción a pesar de ser casi monocolor (salvando la cabeza, claro). Por supuesto, un monocolor que apabulla.

Por los datos que aportas, se deduce que deben ser muy semejantes en costumbres y comportamientos al que tenemos por aquí. Digo yo que debe ser una gozada ver en directo una de esas multitudinarias colonias con esos rojos predominando. Me alegro por el disfrute que habrás podido experimentar.

Respecto a la foto en sí, pues un poco en esa línea formal típica donde solo se aspira a mostrar el ave en toda su morfología. En ese aspecto la veo muy correcta, ya que tanto la luz, como la posición de perfil -para ese cometido, suele ser la mejor- como la nitidez y presencia de detalles están reflejados en su justa medida. Siempre es más interesante la foto si presenta algún complemento que enriquezca la biología del animal, tipo alimentación, costumbres, etc pero también es verdad que no resulta nada fácil conseguir eso en las fotos a no ser fruto de la casualidad o a complicados subterfugios. 

Y hablando de "complicados subterfugios", veo que coche no tendrás, pero qué sería de ti sin el apoyo de sus ventanillas, je, je... igual no sería mala idea que te acercaras por uno de esos desguaces de coches y te compraras una puerta. ¿Te imaginas, deambulando a salto de mata por esos campos de Dios, parapetado tras una puerta de coche portada a modo de escudo con abertura, cual antidisturbio en manifa, y afotando a través de la ventanilla a todo bicho que se te ponga a tiro...? Ja, ja; su puntito sí que tiene... Eso sí, importante que la puerta tenga un color discreto ;-)

Bueno Salva, te dejo, que ya estoy desbarrando. Un saludo, campeón.

 
Salvador Solé Soriano
Bueno, siempre que no me pidan el carnet de conducir por llevar una puerta...
No asistí a ningún espectáculo a cargo de este bicho ya que solo vi cinco ejemplares, en unos cien metros de camino. Y son todos lo que he visto y quizás todos los que veré en mi vida. Si se tiene en cuenta que, a menudo, solo dispongo de una oportunidad (pocos segundos) para retratar especies como está, el valor de la foto (al menos para mí) aumenta lo suyo. Sin que por ello la toma adquiera mayor vuelo estético, claro. En esta foto, el único juego formal es la diagonal que marca el bicho y su cruce con la rama. El color de fondo, aunque suave, va a juego con la cabeza y en contraste con el cuerpo. Pero todo ello de pura chamba porque no pude hacer nada más que una aproximación lineal dictada por la carretera y la necesidad de permanecer dentro del coche para no espantar prematuramente al abejaruco. Los otros cuatro ejemplares quedaban más lejos, en mala posición y/o a contraluz... No puedo ni pretendo competir con quienes pasan seis horas delante del mismo bicho en un hide; sus fotos son, sin duda, mejores (las mías, en esas condiciones, también). Pero puesto que las facilidades que brindan los hides son infinitamente superiores, deberíaseles exigir un mucho mayor vuelo estético y compositivo y no colar por buena una foto como ésta solo que aun más cercana. En fin, la polémica está servida pero ahora incluso hay intereses económicos alrededor de los hides y, por ello, a los críticos ya se nos puede tachar de populistas, radicales, pro-venezolanos y otras hierbas. Yo hago tantas fotos desde hide como puedo (pocas, vamos) y, salvo aquellas en las que luzco arte compositivo y originalidad, renuncio al orgullo de los méritos por tal de verle las garrapatas al bicho... Ya sabes. Mucho más orgulloso estoy de ésta.
Volviendo a tu sugerencia, te diré que el cómico recurso de la puerta del coche funcionaría mejor que la aproximación a cuerpo descubierto. Así que - otras desventajas aparte - no es tan mal consejo.
Gracias, Luis - como siempre - por tus largos y aun más que simpáticos, empáticos comentarios.
Antonio Cuenca. vaya
preciosa y bella toma, con un colorido excepcional, te felicito, un saludo.
Para comentar y votar has de estar registrado en FotoRed. Si ya estás registrado, debes identificarte.