Al navegar por el sitio aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad. Para más información, visita nuestra Política de cookies. Aceptar
Babubino amarillo (Papio cynocephalus) (Salvador Solé Soriano)

Babubino amarillo (Papio cynocephalus)

Fecha y hora (original): 09/10/2014 20:18:34 Fecha y hora (digitalizado): 26/08/2014 08:20:35 Cámara: NIKON CORPORATION Modelo: NIKON D300 Iso: 200 Tiempo Exposición (v): 1/500 segundos Apertura (f): 5.6
Descripción: Los primates del género Papio son singulares, entre otros detalles, por ese morro largo y fuerte más propio de cánido que de mono. Sus colmillos no tienen nada que envidiar a los de los felinos más colmilludos aunque su dieta solo ocasionalmente incluye carne ya que los babuinos son omnívoros y se alimentan de fruta, hojas y brotes de acacia, huevos y pollos de aves, reptiles, escarabajos, hormigas, gusanos, termitas e incluso - solo de tarde en tarde - primates de pequeño tamaño. Son hábiles excavadores para buscar tubérculos, raíces, bulbos y larvas. Parece que su desmesura dental tiene una función más defensiva y disuasoria que carnívora. El Babuino amarillo (Papio cynocephalus) se distribuye por una ancha franja ecuatorial subsahariana. Tirando de Wikipedia, añadiré que sus hábitos son tanto terrícolas como arborícolas: transcurren la mayor parte del día sobre el suelo, pero al llegar la noche se retiran a las ramas de los árboles. Una de las razones de esta conducta es la protección contra los cazadores nocturnos. Sus principales depredadores son el hombre (como siempre…) y el leopardo, temible por su capacidad de trepar a los árboles donde se refugian. Otros predadores ocasionales son el león, la hiena, el chacal, el guepardo, el serval y la serpiente pitón. No es raro que resulte atacado por otros primates, por ejemplo el chimpancé. Allí donde el ser humano no los caza, los babuinos se han habituado a su proximidad tanto porque ésta les proteje de otros depredadores como por la basura con la que pueden complementar la dieta. Si se les da confianza, se vuelven ladrones; todo un problema, ya que con sus 25 kgrs. de peso, su fuerza y temible dentadura, un macho de babuino no es fácil de combatir. ¡Ojo¡ que los humanos compartimos en un 91% su ADN. Foto tomada en Queen Elizabeth N.P. (Uganda) en un lugar donde este digno patriarca esperaba pacíficamente que algún turista despistado descuidase su bocadillo. Equipo: Cámara Nikon D300 con objetivo Sigma 50-500mms. f:4.0 - 6.3 a pulso.
Iso:200
Exposición (v):1/500 de segundo
Apertura (f):5.6
Etiquetas:

Comentarios

Antonio Cuenca. vaya
extraordinaria y guapa toma, de este magnifico primate, la definición del pelaje y esa mirada forman una
composición de lujo, te felicito, un saludo.
marta Liber
Excelentes detalles, muy buen retrato, te felicito
Norma Betty Lago
Que buen retrato, esa mirada es impagable
Jesús Barreda Carbó
Bueno y grandioso retrato!
Para comentar y votar has de estar registrado en FotoRed. Si ya estás registrado, debes identificarte.