Al navegar por el sitio aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad. Para más información, visita nuestra Política de cookies. Aceptar
Buitre leonado (Eurasian Griffon) (Salvador Solé Soriano)
 

Buitre leonado (Eurasian Griffon)

Fecha y hora (original): 16/06/2013 16:23:25 Fecha y hora (digitalizado): 27/11/2006 09:52:26 Cámara: NIKON CORPORATION Modelo: NIKON D2X Iso: 100 Tiempo Exposición (v): 1/60 segundos Apertura (f): 6.3
Descripción: En España, el Buitre leonado (Gyps fulvus) pasó malos años cuando, por celo higiénico, se cerraron los muladares (los lugares donde, a cielo abierto, se tiraban los animales muertos de las granjas y pueblos). Eso lo convirtió en una especie en peligro de extinción y hubo que tomar medidas que han tenido éxito; los muladares controlados. Ahora es un ave localmente abundable y muy visible en numerosas zonas de nuestra península. Es muy visible porque se pasa horas volando y, con una envergadura alar de hasta 265 cmts. hay que estar cieg@ para no verlo, a poco que alces la vista del suelo. E incluso así, su enorme sombra le delata. Como todo el mundo sabe, los buitres se alimentan de muertos de cualquier especie, género y color, siendo de un democrático que espanta. Su labor fue el único control de epidémias que existió durante decenas de miles de años ya que se encarga de hacer desaparecer los cadáveres insepultos y, además, los convierte en majestuosas aves, adornos celestes que causan admiración por su pausado planeo. El Buitre leonado es sedentario en ciertos lugares y parcialmente migratorio en otros y su área normal de distribución abarca desde Extremadura (oeste de España) hasta el norte de la India. Machos y hembras resultan indistinguibles a simple vista. El hambre vuelve agresivos a los buitres de manera que, ante una carroña, los hambrientos se harán con los mejores bocados a base de apartar a los demás a patadas y picotazos. Una vez saciados (o al menos con algo en el estómago) se volverán más respetuosos y/o cobardes, cediendo ante los ataques de quienes no han probado bocado en días. Si les es posible, comen hasta el extremo de no poder levantar el vuelo durante horas. Por suerte para ellos, lo buitres no son bocado apetitoso para casi ningún depredador, salvo que, a su vez, esté muy desesperado. Foto tomada en Más de Bunyol (Teruel), donde cada día se les da de comer los conejos muertos en las granjas de la zona. Equipo: Cámara Nikon D2X con objetivo Sigma 50-500 mms. f:4.0 - 6.3 y trípode desde hide.
Iso:100
Exposición (v):1/60 segundos
Apertura (f):6.3
Etiquetas:

Comentarios

marta Liber
Qué hermoso es!! El plumaje y sus colores tiene excelentes detalles, una joyita, felicidades!
José Ruiz Quesada
Perfecto macro del bello buitre leonado.., buen encuadre.., felicidades amigo y gracias por tu comentario.
José
Juan Manuel Tamargo Gutierrez
Que seriedad, solo le falta hablar. Un retrato de lujo. Felicidades.
Para comentar y votar has de estar registrado en FotoRed. Si ya estás registrado, debes identificarte.