Al navegar por el sitio aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad. Para más información, visita nuestra Política de cookies. Aceptar
Pingüino saltarrocas (Southern Rockhopper Penguin) (Salvador Solé Soriano)

Pingüino saltarrocas (Southern Rockhopper Penguin)

Fecha y hora (original): 21/02/2016 18:15:19 Fecha y hora (digitalizado): 25/10/2006 14:43:04 Cámara: NIKON CORPORATION Modelo: NIKON D2X Iso: 100 Tiempo Exposición (v): 1/320 segundos Apertura (f): 6.3
Descripción: Aunque el Pingüino saltarrocas (Eudypes chrysocome) mide entre 51 y 62 cm de punta de pico a punta de cola, de pie solo se levanta unos 40 cm del suelo lo cual le da una talla de enanito de jardín que hace difícil tomárselo en serio. Se le encuentra distribuido en tres núcleos de población; sur de Chile y Argentina, islas del Prince Edward (sur del Océano Índico) e islas Antípodas, al sur de Nueva Zelanda. Durante buena parte del año estos pingüinos vagan dispersos por el mar a varios cientos de km de cualquier costa. Solo tocan tierra (siempre en islas) para la época de cría. El nombre les viene de su sorprendende capacidad para saltar obstáculos que los superan en altura, habilidad necesaria a la hora de entrar y salir de sus colonias de crías en las islas rocosas. Se alimenta de euphasias, que es un tipo de minúsculo crustáceo malacostráceo - similar a las gambas - más conocido como “Krill”. También come amfipodos, otro tipo de crustáceo algo menos parecido a una gamba, de los cuales se han registrado 7000 especies. Como sucede con el resto de pingüinos, en el saltarrocas no se suele poder distinguir a simple vista al macho de la hembra. En la Patagonia argentina, frente a la desembocadura de la ria de Puerto Deseado (una de las escalas que realizó Charles Darwin en su famoso viaje a bordo del Beagle) se halla Isla Pingüino. Allí medra una de las colonias más septentrionales de esta especie; es el lugar donde tomé el retrato. Puesto que la salud de las aves de esa isla está bajo la responsabilidad de la empresa que organiza visitas a la misma - responden de su tutela ante el gobierno de Argentina - vigilan que los turistas nos portemos bien con los pingüinos y, gracias a ello, es posible pasear por la colonia sin que los animalitos te presten más que una atención rutinaria, lo cual me permitio realizar tomas en detalle y vivir la rara y bendita sensación de no dar miedo a los animales salvajes. Equipo: Cámara Nikon D2X con objetivo Sigma 50-500 mms. f; 4.0 - 6.3, a pulso.
Iso:100
Exposición (v):1/320 de segundo.
Apertura (f):6.3
Etiquetas:

Comentarios

Alberto Arcos Hurtado
Hay que ver lo caprichosa que es la naturaleza con los detalles de algunas especies. Un retrato de lujo, para este pingüino un poco punkarra.

Saludos
Salvador Solé Soriano
Bueno, la peluquería más próxima está a 12 km de distancia y solo peina a humanos, así que el look de estos pingüinos es el que llevan en los genes.
Miguel Angel Vázquez Márquez
Una fotografía con todo lujo de detalles de esta ave tan curiosa. Seguro que debe ser todo un espectáculo verlo saltar.
Salvador Solé Soriano
Ya supondrás que no salta con la gracia de la gacela pero resulta gracioso y efectivo. Los pingüinos dominantes crían cerca del mar pero los pringaos de la colonia se han de buscar la vida peñascos arriba y a veces tardan un buen rato en bajar al mar, ya no digamos en subir a saltitos. Sí, es uno de esos espectáculos que vale la pena vivir. Gracias por tu amable comentario, Miguel Angel. 
Antonio Cuenca. vaya
excelente y guapa toma, con un colorido y detalles de lujo, la descripción es todo un compendio de
magisterio, te felicito, un saludo.
Salvador Solé Soriano
Gracias por tu amable comentario, Antonio. Así, a uno le luce el esfuerzo.
Para comentar y votar has de estar registrado en FotoRed. Si ya estás registrado, debes identificarte.