Al navegar por el sitio aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad. Para más información, visita nuestra Política de cookies. Aceptar
Pteropus scapulatus (Little Red Flying Fox) (Salvador Solé Soriano)

Pteropus scapulatus (Little Red Flying Fox)

Fecha y hora (original): 15/01/2018 15:35:13 Fecha y hora (digitalizado): 29/10/2017 21:08:55 Cámara: NIKON CORPORATION Modelo: NIKON D7100 Iso: 100 Tiempo Exposición (v): 1/320 segundos Apertura (f): 6
Descripción: Se conocen como “zorros voladores” a los murciélagos frugívoros y nectarívoros de gran tamaño, propios de Asia y Oceanía. Una de las experiencias alucinantes de mi viaje a Australia fue contemplar, al amanecer y al atardecer, bandos de cientos de estos mamíferos aéreos saliendo o entrando en las arboledas donde descansan durante el día, a veces en parques urbanos o campings. Su vuelo es menos caótico que el de otros murciélagos - y más parecido al de las aves - porque no persiguien insectos. Si tenemos en cuenta que los ejemplares más desarrollados de esta especie miden 120 cm de punta a punta de ala, entenderéis la magnitud del espectáculo. Más adelante os mostraré en vuelo a un pariente cercano de este bicho. Pteropus scapulatus habita en el norte y el este de Australia, siendo una especie endémica que solo se encuentra en esa isla/continente. Para pasar el día, cualquier arboleda les viene bien siempre que esté a una distancia razonable de sus zonas de alimentación. Para los fruticultores puede llegar a ser una plaga, aunque están legalmente protegidos y no está permitido tomar cualquier medida para echarlos de tu huerto. Habitualmente nomadean (los zorros voladores, no los huertos) siguiendo la fructificación de distintos árboles frutales, sean salvajes o cultivados. Si tienes mala suerte, sus heces te pueden transmitir alguna que otra enfermedad así que mejor no ingerirlas (lava la fruta, porfi). El animalico que aparece en esta imagen formaba parte de una colonia de aprox 2.000 ejemplares que dormitaba en dos o tres grandes árboles en pleno centro de Cairns, la ciudad principal del norte del estado de Queensland. Allí y en otros lugares de Australia hay asociaciones cívicas, formadas principalmente por ancianitas, que recogen zorros voladores heridos y crías perdidas para cuidarlas; uno de esos fenómenos sociales curiosos. Equipo: Cámara Nikon D7100 con objetivo Sigma 150-600 mms. f: 5.0 - 6.3 (Contemporary) a pulso.
Iso:100
Exposición (v):1/320 de segundo.
Apertura (f):6
Etiquetas:

Comentarios

marta Liber
Muy buena imagen y excelente información. Ver volando esos 2000 bichos debe ser un espectáculo tremendo. Saludos!
Salvador Solé Soriano
Lo es y no hay que buscar mucho para contemplarlo, aunque tampoco son omnipresentes. Gracias por comentar, Marta.
Jose Luis Rubio Perez
Me lo apunto, para cuando vaya por allí...si es que voy. Bonita la "melena". Claro, es un "zorro".
Salvador Solé Soriano
Yo voy por el mundo desperdiciando lo que se podría hacer en fotografía si uno no estuviese concentrado en las aves. A poco puedas buscar el momento y el lugar oportuno, en vez de realizar una toma deprisa y corriendo (literal, en este caso; me esperaban en el coche mal aparcado), sacarías grandes fotos. Aunque ya sabemos que, aun disponiendo de algo de tiempo, grandes fotos se hacen pocas. Gracias por tu comentario, José Luis.
Txema Bacaicoa (Colectivo IS)
Yo he visto en nuestro país, a muchas personas ponerse histéricas por la sola presencia de un murciélago  en una habitación (a veces ocurre), así que no deja de sorprenderme que por aquellas tierras, haya incluso colectivos dedicados a su preservación y cuidado.
Una toma bien ilustrativa 
Salvador Solé Soriano
Yo no he visto a nadie ponerse histérico por la preserncia de un mueciélago en la habitación, pero ha sido por casualidad ya que hay mucha desinformación y atavismos alrededor de este fascinate tipo de animales. En Australia, tras haber cometido grandes desmanes ecológicos, la población (en general) está mucho más concienciada que la nuestra sobre el valor de la biodiversidad. Allí, incluso la maruja que pasea su perro te describe con pelos y señales los ciclos vitales de las aves de la zona, mientras que aquí el 90% de la gente ni siquiera ha oido hablar de un ave tan común y llamativa como la lavandera blanca. Es una cuestión cultural donde nos queda mucho camino por delante... Gracias por el comentario, Txema.
Miguel Angel Vázquez Márquez
Y eso que en las películas de terror, siempre salen angelitos como estos. Sorprende lo de la melena. Y sobre todo lo que cuentas de las asociaciones cívicas.
La foto muy apropiada como siempre!
Salvador Solé Soriano
¡Je! No veo de qué modo se podría colar un inofensivo murciélago frugívoro en una pelicula de terror, salvo que usen su imagen contando con la ignorancia del público, claro. Los " malos" son los normalmente pequeños y discretos murciélagos chupasangre, que todavía tienen mucho que aprenden de ciertos gobiernos mal llamados democráticos, pues los quirópteros vamopiro solo chupan para sobrevivir, nunca para enriquecerse. Muchas gracias por el comentario, Miguel Angel.
Para comentar y votar has de estar registrado en FotoRed. Si ya estás registrado, debes identificarte.