Al navegar por el sitio aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad. Para más información, visita nuestra Política de cookies. Aceptar
Al plato y a las tajás (Luis Garcia Nieto)

Al plato y a las tajás

Fecha y hora (original): 16/05/2017 12:53:26
Descripción: Resulta muy entretenido observar a los jóvenes alcaudones comunes cómo se van "haciendo mayores" en el proceso de buscarse el sustento por su cuenta e independizarse. Son muy curiosos y observadores. Digamos que nada les pasa desapercibido; en su mundo todo tiene importancia. Aquí os pongo un par de fotos unidas, donde se muestra a uno de estos jóvenes vigilando en busca de cualquier presa que llevarse al estómago y, al lado, otra toma con un gran tetigónido recién capturado. Tienen que comer mucho y engordar bien, pues no le quedan ya muchas semanas antes de iniciar un largo viaje que les lleve al continente africano y, para eso, necesitan almacenar bastante energía en forma de grasa. Sus guste...
Un saludo.
Equipo: Suerte

Comentarios

Salvador Solé Soriano
Buen montaje, pero la iamgen del sujeto con presa a sufrido la desgracia de que, ni se ve la cabeza de la víctima ni la cara del asesino; con tal déficit de rostros, la toma queda un tanto impersonal. La otra, al dente, con excelentes detalles de plumaje y una luz más colaboradora.
Luis Garcia Nieto
Ja ja, pues él no veas cómo me veía a mi: acto seguido a la foto se fue volando sin escalas hasta Pontevedra! Igual se pensaba que le iba a disputar la presa. En fin, ya sabes cómo es esto, que no siempre está uno situado en el ángulo y la distancia adecuados, y así pasa, que nos quedamos con las ganas de ese plus que nos hace poner esa sonrisilla de satisfacción.
Un saludo, Salva.
Miguel Angel Vázquez Márquez
Es montaje es muy didáctico. Si que es cierto que al segundo pájaro no le podemos ver la cara, pero entiendo lo que tu dices. Yo nunca he podido afotar a un pájaro con su presa...
Luis Garcia Nieto
Bueno, a mi me recuerda un poco esas escenas en las que alguien queda con la cara tapada tras explotarle la pompa de chicle que estaba hinchando. En fin, la escena da para poco más; en realidad tan solo capta lo arrojados que son los alcaudones a la hora de capturar presas bastante grandes para el tamaño del ave.
Gracias por comentar, Miguel Angel.
Un saludo.
Para comentar y votar has de estar registrado en FotoRed. Si ya estás registrado, debes identificarte.