Al navegar por el sitio aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad. Para más información, visita nuestra Política de cookies. Aceptar
Alcaudón isabel (Isabelline Shrike) (Salvador Solé Soriano)

Alcaudón isabel (Isabelline Shrike)

Fecha y hora (original): 01/01/2015 19:09:50 Fecha y hora (digitalizado): 21/12/2014 12:54:41 Cámara: NIKON CORPORATION Modelo: NIKON D7100 Iso: 100 Tiempo Exposición (v): 1/640 segundos Apertura (f): 10
Descripción: Esta foto marca tres bonitos hitos; primera imagen que subo en el 2015, primera que subo hecha con mi nueva cámara Nikon D7100 y la que muestra la 500ª especie de ave de mi galería (se dice y se lee pronto…) Para tan magna ocasión he reservado un ave de lujo; el Alcaudón Isabel (Lanius isabellinus). En España existen solo cuatro registros homologados (cinco con éste, cuando lo homologuen) y han pasado trece años desde el anterior. Su migración más occidental pasa por el extremo oriental del Mediterráneo, a más de 3000 kmt. de España, siendo muy poco común incluso en Turquía. Se reproduce en Asia desde Irán y el Cáspio hasta el sur de Mongolia y el N.O. de China pero migra al S.O. de Asia y al África ecuatorial para pasar el invierno. De punta de pico a punta de cola mide unos 17,5 cm. El ejemplar que os muestro es un macho; la hembra se distingue de él por poseer un fino barrado en el pecho y los flancos, entre otros detalles más sutiles. Cría en entornos abiertos con vegetación arbustiva, alcanzando los 3500 mt de altitud en el Pamir. Se alimenta básicamente de insectos de mediano y gran tamaño; sobre todo coleópteros, ortópteros y grillos, aunque también puede captura pequeños vertebrados como lagartijas, musarañas y pajarillos. El 21-12-2014, a los pocos días de correrse la voz en la comunidad “frikie”, mi colega Miquel y yo viajamos desde Barcelona a Castellón para echarle el ojo y la foto; lograrlo fue un suertón ya que no se había visto en toda la mañana. Pero otro colega lo localizó justo cuando se marchaba. Luego hubimos de conseguir que se confiase mediante una cautelosa aproximación con el coche y lo fotografiámos desde su interior. ¡Aleluya! Equipo: Cámara Nikon D7100 con objetivo Sigma 50-500 mms. f; 5.6-6.3 apoyado en ventanilla de automóvil.
Iso:100
Exposición (v):1/640 de segundo.
Apertura (f):10
Etiquetas:
Tal vez, también te gusten:

Comentarios

Luis Garcia Nieto
Lo siento Salva; despues de hacer un largo y, creo, ameno comentario sobre mi experiencia con alcaudones, va la puñetera página y no lo ha subido. Ahora me da pereza volver a escribirlo. Ya habrá otro momento...
Salvador Solé Soriano
Te lo agradezco igual; a mí me pasa eso de vez en cuando en otros sitios, y es una jodienda. Sé que, de los que por ahora asoman el morro en FotoRed, eres quien mejor puede ponderar el valor de esta toma.
Luis Garcia Nieto
Bueno, lo voy a intentar de nuevo, aunque más resumido...
Decía que eres un suertudo. Buscar, encontrar y fotografiar un ave de esta "categoría" es equivalente a que te toque la lotería, pero lotería ornitológica. Además, está fotografiada de p. m. porque, independientemente de la rebaja de peso que tenga para subirla a la red, se le aprecian muy bien todos los detalles, lo cual es ya para nota. Vamos, que no estaba a "hacer puñetas" y luego se le aplica un recorte escandaloso.
Igual le han fotografiado mejor -que no lo sé- pero esta foto tuya ya valdría para acompañar cualquier artículo de la noticia sobre el avistamiento. Y para hacer mérito, el artículo tendría que ser muy bueno.
Enhorabuena de nuevo.
Luis Garcia Nieto
Y como no me fío de que me deje tirado de nuevo, me aseguro de enviar lo otro y esto lo escribo aparte.
Decía antes que para mi los alcaudones son especiales. Hace unos 30 años -que ya ha llovido y eso que llueve poco- llegó a mis manos un volantón de Alcaudón Real. Como no podía soltarlo pues eso equivaldría a su muerte segura, decidí sacarlo adelante para soltarlo después con un mínimo de garantías.
(Cont)
Luis Garcia Nieto
Por supuesto, me serví gustoso de mis conocimientos cetreros y quitado un poco de resistencia inicial más allá de lo esperado, a los pocos días acabó "entregandose" y todo fue sobre ruedas.
A los pocos días ya estaba cazando... ¡y cómo cazaba!. Poco menos que infalible. Se lanzaba con el pico por delante -las rapaces van con las patas- y lo hacía con un arrojo y determinación que apenas fallaba. 
Las lagartijas eran su debilidad. Raro la que se escapaba y, de hacerlo, la cola no solía irse con ella, je, je. 
Mataba muy rápido, pues el mismo picotazo de la captura era lo suficientemente potente para aplastar la presa a la altura de la zona de agarre.
(Cont)
Luis Garcia Nieto
Con decirte que una vez que lo tenía tranquilamente posado sobre la mano, acerqué la cara para mirar de cerca no me acuerdo qué, y me cascó un picotazo en el labio superior -gastaba yo bigote- que creo que aún me duele cuando me acuerdo. Jóder, cómo se me saltaban las lágrimas...
Saltamontes pequeños, de esos blancuchos, se podía comer medio centenar de una sentada. Yo alucinaba cómo le podían caber tantos, pero le cabían... ¡vaya si le cabían!
(Cont)
Luis Garcia Nieto
Y lo curioso era cuando tenía una presa grande o un trozo de carne grande que yo le daba: ¡intentaba espetarla en lo primero que encontraba!; y solía ser mi mano enguantada. Cogía la presa de la cabeza, por ejemplo una lagartija, y la volteaba enérgicamente para que golpeaba el guante todo lo larga que era; a continuación tiraba hacia sí de ella supongo que con la esperanza de que se enganchara en algo. Yo aprovechaba alguna de las intentonas para cogerla y sujetarla con los dedos y, entonces, ya la soltaba para intentar arrancar trozos más pequeños tirando con el pico. Era una gozada verlo.
(Cont)
Luis Garcia Nieto
Cazaba muy bien y con soltura, aunque no llegó a pillar nada del tipo de un ratón o pajarillo. Llegó un día de septiembre, a primeros, y lo dejé abandonado en una paramera avulense salpicada de árboles aprovechando que comía una presa. Supongo que sobreviviría por su cuenta, aunque la vida es dura...
En fin, esa es la historia y la experiencia que tengo de mis queridos alcaudones. Estas cosas no se leen... se viven.
Espero no haberte aburrido. 
Un placer.
Salvador Solé Soriano
Una hermosa historia que no puede aburrir a nadie que tenga un mínimo de sensibilidad por los seres vivos. Te honra el haberlo dejado libre; es algo que mucha gente se resistiría a hacer, anteponiendo su cariñoso egoísmo a la plena libertad del bicho. Se sabe que las aves viven muchos años más en cautividad pero eso es como decir que, disecadas, también duran más. Un bicho bien atendido, como lo suelen tener los cetreros, debe ser más feliz que en libertad, pero yo creo que deberíamos la comodidad y la longevidad no son los valores verdaderos que debe tener una vida. Aunque, si algunas aves pudieran razonar y hablar, quizás me enviasen a tomar pol saco... Gracias por reforzar mi foto con tu estupendo comentario. Un abrazo. 
Jesús Portal
Enhorabuena por el logro y buena fotografía.
Un saludo.
Luis Garcia Nieto
Bueno, aunque suene a tópico, poca gente ama tanto a las rapaces como un cetrero y, para un cetrero, los Alcaudones son cuasi rapaces. Ponerlo a punto para soltarlo y que se valiera por sí mismo era lo único que podía hacer y esa era la única forma en que se podía hacer a menos que alguien me explique otra...
También es cierto que por aquella época tenía un precioso azor hembra haciendo la cuarta muda y ya serían ganas de complicarse la vida con un alcaudoncillo. Además, era y es ilegal su posesión.

Y respecto a la posible felicidad o no de un animal en cautividad pues, ya sabes que tenemos mucha tendencia a proyectar sentimientos a los animales y eso, creo, es un error. Fíjate que los perros son genéticamente lobos y, que se sepa, viven "felices" en nuestras casas. Nosotros mismos vivimos "en cautividad" si nos comparamos con nuestros ancestros paleolíticos y... ¿somos más infelices que ellos?
Nuestras rapaces cazan, vuelan y... ¡sí, también se reproducen!

Un saludo.
marta Liber
Hola Salvador, me alegran tu hallazgo y el logro obtenido. La calidad de la foto es muy buena lo mismo que la composición, nada fácil según tu relato.
El comentario y relato de Luis son imperdibles.
Te deseo un muy feliz y fructífero 2015 y lo hago extensivo a todo FotoRed. Un abrazo!
Salvador Solé Soriano
¡Gracias, Marta! En determinado momento, el ave se subió a esa rama y pude aprovechar el momento. Te invito a subir alguna foto, que nos tienes a régimen... Sí, el comentario de Luis G. es un regalo para esta foto. Y para mí. También yo te deseo un 2015 positivamente memorable.
Antonio Cuenca. vaya
preciosa y guapa toma, con un detalle del plumaje excepcional, te felicito, un saludo.
david Pérez Hens
Preciosa imagen.Ultreia
Para comentar y votar has de estar registrado en FotoRed. Si ya estás registrado, debes identificarte.