Al navegar por el sitio aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad. Para más información, visita nuestra Política de cookies. Aceptar
Búho chico (Northern Long-eared Owl) (Salvador Solé Soriano)

Búho chico (Northern Long-eared Owl)

Fecha y hora (original): 29/08/2016 22:22:59 Fecha y hora (digitalizado): 27/08/2016 11:37:03 Cámara: NIKON CORPORATION Modelo: NIKON D7100 Iso: 100 Tiempo Exposición (v): 0.1 segundos Apertura (f): 10
Descripción: Se me ocurre que, para cazar, los búhos solo tienen que mirar al ratón tal cual mira el de la foto… y lo deja tieso. El Búho chico (Asio otus) vive en las latitudes templadas del hemisferio norte, tanto en Eurasia como en Norteamérica. En Europa lo encontramos desde el norte de Marruecos (que no es exactamente Europa, pero - si a eso vamos - tampoco lo acaba de ser España) hasta la mitad sur de Escandinavia, zona que solo visita en primavera y verano. En territorios menos frescos (desde Holanda al norte de Marruecos y Argelia) es residente. Habita arboledas diversas, pero evita el interior de los bosques densos y extensos. Como muy arriba, llega a los 2750 m de altitud. En España puede aparecer casi en cualquier conjunto de árboles, incluidos polígonos industriales, solares abandonados, campings, etc… De punta de pico a punta de cola mide entre 35 cm (el macho más pequeño) y 40 cm (la hembra más grande). Y ambos sexos presentan un aspecto prácticamente idéntico, pues una hembra pequeña puede medir 37 cm y un macho grande alcanzar los 38 cm, así que no hay modo de distinguirlos. Salvo durante la cópula, claro, como tantas aves sin dimorfismo sexual.
Se alimenta de pequeños mamíferos, sobre todo roedores, aunque depende de dónde también caza bastantes aves de corta talla. Es capaz de localizar y capturar a un topillo exclusivamente de oído. En la Europa mediterránea resulta relativamente escaso, pero la tendencia al abandono de las tierras de labor promueve la reforestación espontánea de muchas regiones, favoreciendo a esta especie. La foto deviene un tanto “hirsuta” debido a ese entorno tan caótico de ramas a diferentes distancias pero, a pesar de su críptico plumaje, la mirada del bicho es tan potente que no tiene dificultades para captar la atención de quien contemple la imagen.
Equipo: Cámara Nikon D7100 con objetivo Sigma 150-600 mms. f; 5.0 - 6.3, con trípode, cable disparador y espejo arriba. Sin flash.
Iso:100
Exposición (v):1/10 de segundo.
Apertura (f):10
Etiquetas:

Comentarios

Txema Bacaicoa (Colectivo IS)
Espléndida toma, si señor, se aprecia que aquí utilizaste el trípode y levantaste el espejo. Viendo la foto me entra complejo de ratón :-(
Hace unos pocos años, en la entrada a una de las fincas había en un almendro un nido de búho chico con varios pollos, era sábado y le dije al tractorista: El lunes, cuando volvamos me traigo la cámara y el tele y le hago una serie desde lo alto de la pala del tractor.
Nuestro encargado, que también venía me dice entonces; No creo que te de tiempo ¿porque? pregunto, si lo ve el dueño del almendro no creo que dure.
El lunes, cuando pasamos por allí, yo con mi cámara y mi tele, habían cortado el almendro a un metro del suelo. No podía creerlo, se le sigue considerando hoy en día un ave de mal agüero, ¡¡¡en pleno siglo veintiuno!!! La España profunda sigue ahí
Salvador Solé Soriano
¡Es horroroso! Los búhos mantienen a raya las poblaciones de ratones y a menudo también de grandes insectos como las langostas y el grillo topo, azotes del campo. Por eso, para el agricultor, eliminarlos es como pegarse un tiro en el pie. Pero ya se sabe que que hay gente que prefiere la amputación antes que la apertura de miras o la más básica cultura, por no mentar el elemental respeto a la vida. Tu comentario es un estupendo aporte a mi foto y explica porqué no he dado la más mínima pista de la ubicación del sujeto. 
marta Liber
La foto excelente, esos ojos hipnotizan y la definición es magnífica. Muy buena la info y ciertamente interesante el comentario de Txema. Saludos!
Salvador Solé Soriano
¡Gracias, Marta!
Miguel Angel Vázquez Márquez
Esa mirada bien vale la foto, a pesar de la maraña. La verdad es que siento envidia (sana eh!). Ya te lo he comentado otra vez con respecto a una lechuza que pusiste. Las aves nocturnas son mi perdición.
Y la verdad es que no acabo de entender como la gente mata a los animales. En el pueblo de mi padre , por la noche mataban con escopeta de balines a las salamanquesas que  estaban en las paredes... No recuerdo porque motivo.
Salvador Solé Soriano
Las salamanquesas son una víctima como cualquier otra y, sobre todo, no son de nadie. En los pueblos es fácil aburrirse pero no tan fácil valorar la naturaleza, precisamente - quizás - porque están rodeados de ella. Gracias por el comentario, Miguel Ángel.
Para comentar y votar has de estar registrado en FotoRed. Si ya estás registrado, debes identificarte.