Al navegar por el sitio aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad. Para más información, visita nuestra Política de cookies. Aceptar
Cernícalo primilla (Lesser Kestrel) (Salvador Solé Soriano)

Cernícalo primilla (Lesser Kestrel)

Fecha y hora (original): 09/07/2017 12:14:27 Fecha y hora (digitalizado): 13/05/2017 21:29:02 Cámara: NIKON CORPORATION Modelo: NIKON D7100 Iso: 160 Tiempo Exposición (v): 1/800 segundos Apertura (f): 9
Descripción: El Cernícalo primilla (Falco naumanni) es, en general, mucho más escaso que el omnipresente Cernícalo vulgar (Falco tinnuculus). Sin embargo, como es una rapaz de curiosos hábitos coloniales, allí dónde decide críar se pueden juntar un par de decenas de parejas y ser - localmente - varias veces más abundante que su pariente. En Catalunya padeció un fatal descenso de población, cuyos motivos no estuvieron del todo claros, durante la segunda mitad del siglo XX. Y se extinguió en el año 1987. La Generalitat de Catalunya inició un programa de reintroducción en 1989 soltando jóvenes criados en cautividad. Dado que es un ave migratoria, la mayoría de ejemplares liberados no regresó pero la minoría que sí que lo hizo arraigó y ha creado una población estival estable (94 parejas en el año 2003) que últimamente ha sido reforzada por la expansión de la especie en los Monegros (Aragón). No obstante, la población de Cernícalo vulgar se calcula en cosa de 3.500 parejas, así que el primilla sigue siendo bastante minoritario en Catalunya, donde tomé la foto que os muestro.
De punta de pico a punta de cola mide engtre 29 y 32 cm. El macho (inmaduro) aparece en la foto. Las hembras son prácticamente idénticas a las de su pariente pero tienen uñas claras, no negras; ese es el detalle que mejor permite distinguirlas, así que hay que acercarse y afinar la vista… (sigue en el primer comentario)
Equipo: Cámara Nikon D7100 con objetivo Sigma 150-600 mms. (Contemporary) apoyado en ventanilla de automóvil.
Iso:160
Exposición (v):1/800 segundos
Apertura (f):9
Etiquetas:

Comentarios

Salvador Solé Soriano
... (viene de la descripción) El Cernícalo primilla se alimenta de gran variedad de insectos, desde langostas a coleópteros, que pueden llegar a suponer el 90% de su dieta. Tal como se ve en la imagen, no desdeña otros invertebrados terrestres, ni siquiera algunos tan peligrosos como la escolopendra que sostiene en el pico y cuya picadura es equiparable a la del escorpión; mortal de necesidad para un pájaro de su talla. Los vertebrados (roedores, lagartijas…) solo suelen ser presas ocasionales.
Habita ecosistemas abiertos y secos de tipo agrícola, estepario y semi-desértico. Es habitual que anide en edificios de pueblos formando colonias laxas que no acostumbran a superar las 25 parejas.
Pasa el invierno en el África subsahariana, una pequeña zona en el este de la India y a caballo entre Myanmar, una miaja del sur de China y el norte de Vietnam. En primavera vuela hasta el sur de Europa (España, Portugal, el S.E. de Francia, Italia, Sarajevo, Macedonia, Grecia…) y se extiende desde Turquía y el S.O. de Rusia hasta Mongolia, Kazajstán y el N.E. de China.
Miguel Angel Vázquez Márquez
Este ave lo he visto muchas veces cuando era pequeño (seguramente el común). Me impresiona como se queda estático volando. Aquí además lo has pillado con un escolopendra, que junto con la gran definición del sujeto nos da una gran foto.
Salvador Solé Soriano
Distinguir el Cernícalo primilla del Cernícalo vulgar, incluso en el caso de los machos, requiere cierta práctica y, a menudo, prismáticos o telescopio. No obstante, el primilla no suele cernise vatiendo las alas si no encarándose al viento y manteniéndolas quietas. Te agradezco mucho el comentario, Miguel.
Miguel Angel Vázquez Márquez
Entonces el que se queda suspendido aleteando, no es un cernícalo?
Salvador Solé Soriano
Sí, el que se queda suspedido aleteando rápido es el Cernícalo vulgar y el que prefiere aletear poco aprovechando el viento de cara es el Cernícalo primilla.
Luis Garcia Nieto
Hola Salva.
Tras leer tu extensa explicación de la foto, he comprobado que poco más se puede añadir. Veo que gozas de unos conocimientos pajariles bastante sólidos; me das envidia, de la sana, pero envidia al fin y al cabo.
La verdad es que es una pena lo del descenso de población de esta bonita rapaz aunque, parece ser, que poco a poco se va recuperando, si bien aún a años-luz de igualar poblaciones anteriores. Cierto es que hay muchas teorías sobre tal declive y, seguramente, todas ciertas en mayor o menor proporción, pero hay un dato que siempre me llama la atención y es que cuando me ven practicando cetrería con mi cernícalo vulgar (ya sabes que soy cetrero desde que era joven y de eso hace ya mucho tiempo) raro es que no me repitan el comentario de que ellos, sus padres o sus abuelos capturaban pollos de cernícalos caídos de los nidos. Vamos, que han debido ser miles y miles los que durante años y años han pasado a entretener a la muchachada española de todos los pueblos de nuestra geografía. Luego ya el tema venenos, disparos, predación, etc han completado el panorama hasta llegar a la situación actual. En fin... crucemos los dedos...
Y respecto a la foto pues qué quieres que te diga... me parece muy bonita. Ese machito joven sujetando con el pico a la temible escolopendra (porque son realmente temibles como bien apuntas) me parece una imagen muy bella y muy realista. Así que chapeau por ella.
Por cierto, ya aprovecho para decirte que hace pocas semanas he cambiado mi querido Canon 100-400 por el Sigma 150-600 Contemporany que, como veo, es igual al tuyo. La verdad es que aún lo he usado poco, pero me parece un acierto el cambio, así que a ver si este veranito empiezo ya a sacar fotos parecidas en calidad a las que tú sacas con él.
Un abrazo, Salva.
Salvador Solé Soriano
Has de saber que mis conocimientos no son, ni de lejos, lo que aparentan; saco muchos datos tanto del HBW Alive (la enciclopedia definitiva) como de otras fuentes (Atlas, guías, etc...) Me lleva un buen rato, pero veo que luce, gracias.

Creo que especies como el Cernícalo primilla van siendo consideradas y protegidas en Europa. Ahora el problema está, sobre todo, en África, donde resulta imposible protegerlos hasta que los países se estabilicen un poco y la gente, allí, coma cada día.

Te felicito por tu adquisión. El Canon 100-400 mms. tiene muy buen prestigio pero, desde que se inventó, la ciencia ha avanzado lo suyo y ahora Sigma (y Tamrom) está arrasando hasta el punto de que hay fotógrafos que se venden el fijo Nikon o Canon, caro y pesado, y se compran la versión Sport del Sigma porque la rebaja en peso y volumen es notoria pero casi los igualan en cuanto a calidad de imagen. A mí, el Contemporary me está dando un resultado morrocotudo teniendo en cuenta su precio. ¡A disfrutarlo!
Luis Garcia Nieto
Bueno, en realidad de una forma o de otra, nadie nace enseñado y todos aprendemos de múltiples fuentes, aunque en los tiempos que corren, Internet sea hoy quien se lleva la palma. A veces es ya más importante saber buscar la información que tenerla sabida de antemano... los tiempos cambian.

Lo del primilla y el hambre de África pues... mala cosa si los relacionamos y los hacemos interdependientes el uno del otro. No sé por qué me da que en esa parte del Mundo, el hambre va a ser la tónica general durante siglos. Llámame pesimista, aunque ya sabes que una de las definiciones de pesimista es que "Un pesimista no es más que un optimista bien informado". Así que espero que el futuro de los primillas esté desligado del hambre africana.

Y ya con lo del flamante teleobjetivo, pues es justo lo que has dicho; el 100-400 es un buen tele pero bastante obsoleto ya y muy superado por la tecnología. En esta última edición del BirdMad, en Madrid, tuve la oportunidad de probarlo, casi por curiosear, y me quedé tan sorprendido del resultado que, sencillamente, hice el cambio de teleobjetivo (Compra-venta) en la siguiente semana. Además aprovechando una oferta del 10% de descuento que había esos días.

A pesar de la prueba, casi que me "tiré a la piscina" con el cambio, puesto que la prueba se redujo a "sensaciones" y no a pruebas técnicas sosegadas, pero me animé. Y ya con él en mi poder y con la colaboración de un amigo fotógrafo, lo probamos bien, a fondo y con la comparativa de su 100-400 y, no hay duda ya, el cambio fue exitoso. La misma nitidez, pero con 1/3 más de focal. Mejor rendimiento en el enfoque automático, precio muy competitivo y un color más discreto, je, je. En contra, un mayor peso (lógico) en la versión C, aunque si optamos por la versión S (Sport) el peso se incrementa considerablemente, aunque no tanto la calidad óptica, además de costar casi el doble que el otro. En fin, cosas del Mercado, que en el best seller "El economista camuflado" de Tim Harford, se explica muy estas diferencias.

Bueno, te dejo, que me enrollo como las persianas.

Un abrazo.
Txema Bacaicoa (Colectivo IS)
Espectacular momento el pillado, esa escolopendra en el pico del primilla le aporta un importante valor añadido, pues nos habla de lo mucho que arriesgan esas avecillas en el subsistir diario
Salvador Solé Soriano
Nuestros descendientes se asombrarán de lo que sus antepasados arriesgaban cada día cuando se subían al coche para ir a trabajar. Es lo que tiene ser un animal; implica riesgos. Y no está claro que la evolución consista en evitarlos... Gracias por tu amable comentario, Txema.
José Biedma López
¡Con la escolopendra en la boca! Fantástica foto. A mí me da alegría oír a las parejas que anidan en Úbeda cada primavera, en distintas torres de sus basílicas e iglesias. Aquí les han protegido e incluso les han puesto depósitos de cerámica para que aniden con más facilidad. Es una joya voladora.
Salvador Solé Soriano
Es una buena noticia que, al menos esta especie, haya comenzado a ser respetada e integrada como parte valiosa de nuestros pueblos. A ver si esa mentalidad prospera y se extiende. Parece que sí pero todavía progresa más despacio de lo que la salvación de muchas aves requiere. Gracias por tu amable comentario, José.
Para comentar y votar has de estar registrado en FotoRed. Si ya estás registrado, debes identificarte.