FotoRed comparte, aprende y disfruta de la fotografía

Grulla manchú (Red-crowned Crane)

Tercera y última especie de grulla que subo como parte del reportaje de mi viaje a Corea del Sur (enero 2017). La Grulla manchú ha protagonizado documentales; se la suele mostrar bailando en un paisaje nevado, tal cual una pintura japonesa. Yo no la vi bailar porque enero todavía es muy pronto para que inicien sus nupcias, pero al menos conseguí este cuadro que soslaya la foto-caja más convencional (un solo bicho, de cuerpo entero y actitud estática). La Grulla manchú (Grus japonensis) cría a caballo entre el N.E. de China y el extremo oriental de Rusia. Algunas, también en la isla japonesa de Hokkaido (donde las filman bailando al principio de primavera). El invierno lo pasa en un par de ubicaciones de China, en la misma isla de Hokkaido y en el límite entre Corea del Sur y Corea del Norte; la célebre Zona Desmilitarizada. Allí tomé esta foto. De punta de pico a punta de cola, la Grulla manchú mide cosa de 150 cm. De punta a punta de ala alcanza los dos metros y medio (tamaño buitre, vamos). Machos y hembras presentan idéntico aspecto y se alimentan de lo que pillan; plantas diversas (carrizo, hierba, arroz…) insectos, cangrejos y otros invertebrados acuáticos, anfibios e incluso roedores. Puesto que su número (estimado en el año 2009) no excede de los 2750 individuos, se la considera en peligro de extinción. Aunque en las Coreas y en Japón, donde se concentra el 90% de la población invernante, está por ahora bastante a salvo, eso solo será hasta que el Gran Lider decida bombardear a sus enemigos del sur y del este. Y con ellos salten la grullas en pedacitos… Si le da el siroco, esperemos que sea en verano, cuando la mayoría de grullas se han pirado a China y a Rusia.
Cámara Nikon D7100 con objetivo Sigma 150-600 mms. apoyado en ventanilla de automóvil. Iso:250 Exposición (v):1/200 de segundo. Apertura (f):10

Salvador Solé Soriano

En fotored desde 22/10/2011

Ficha personal
  • Me encanta este encuadre, un solo sujeto a foco pero los demás con la suficiente entidad como para crear una imagen que bien pudiera ser parte de uno de esos bailes que dices que no llegasteis a ver
    • Salvador Solé Soriano :hace 5 años Gracias por comentar, Txema. En realidad, los bichos se pusieron atentos cuando detuvimos el coche a 40 metros de ellos, no estaban por bailar.
  • hace 5 años
    Matkow G.
    No soy fan de las fotos de aves pero con esta consigues captar mi atención. Que curiosa la disposición en la que están y que buen ojo para ver esta foto.  Incluso ese contrate que hacen sus plumas con el fondo me parece acertadisimo. Enhorabuena Salvador.