Al navegar por el sitio aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad. Para más información, visita nuestra Política de cookies. Aceptar
Implícito (Luis Garcia Nieto)

Implícito

Fecha y hora (original): 31/07/2017 11:39:58 Fecha y hora (digitalizado): 23/01/2015 15:10:09 Cámara: Canon Modelo: Canon EOS 70D Iso: 100 Tiempo Exposición (v): 1/6 segundos Apertura (f): 8
Descripción: Condiciones controladas Equipo: ---
Cámara:Canon
Modelo:Canon EOS 70D
Iso:100
Exposición (v):1/6 segundos
Apertura (f):8
---
Etiquetas:

Comentarios

Salvador Solé Soriano
Sí, porque el cielo puede ser un coñazo como te pille el ángel erróneo...

Se entiende que tanto rojo se justifica por el verso "infernal" pero uno se queda con ganas de saber de qué color es en realidad el bicho porque parece estar sobre una hoja que debería ser verde (aunque las hay rojas, ya lo sé) y tampoco tengo noticias de mantis rojas, aunque sean crías (si es que lo es). Todo eso quedaría claro con una explicación de dos líneas. O incluso con el nombre científico del sujeto. Tal parquedad de explicaciones resulta sorprendente en una foto tuya, Luis.
Luis Garcia Nieto
Je, je; pero reconocerás que tal parquedad de explicaciones resulta un buen método para picar en la curiosidad de, al menos, gente con curiosidad a flor de piel y, como reza la famosa frase de "me alegra que me haga esa pregunta" pues paso a responderla.

En realidad la mantis de la foto tiene esos colores; colores, eso sí, bastante pasajeros puesto que tan solo le duran una semana antes de cambiar la piel y aparecer, desde ese momento, los colores definitivos que la acompañarán el resto de sus cortas vidas.

Se trata de la Mantis Orquídea (Hymenopus coronatus), una especie realmente espectacular se mire por donde se mire y el ejemplar es recién nacido, que es cuando lucen un diseño rojo fuego con cabeza, abdómen y patas negro brillante. Tamaño de hormiguita cabrona y eso es, precísamente, a lo que intentan parecerse en ese estadío para parecer peligrosa a los ojos de los depredadores.

La hoja roja no es tal, sino un simple pétalo de flor roja, de una textura especial y una traslucidez diferente a lo acostumbrado. De la Familia de las Begonias, ni se te ocurra preguntarme por el nombre de la especie porque no tengo ni idea, más allá de que la adquirí en un vivero.

El fondo es un bote de gelatina roja iluminada desde atrás y a gusto del consumidor que, en este caso, soy yo. El resto de la iluminación está calibrado para conseguir algo "comestible" fotográficamente hablando.

En fin, espero que todo este texto haya conseguido satisfacer tu curiosidad. Sería mi deseo.

Un saludo, Salva.
Salvador Solé Soriano
¡Sí! Todos los interrogantes resueltos. Ahora entiendo la foto y, desde luego, esta bien tal cual, una vez uno sabe lo que hay de cierto y lo que hay de creativo y puede disfrutar sin estorbos de duda ambas vertientes de la imagen. Ya sospechaba que el fondo era artificial, pero lo de la gelatina roja es la mar de ingenioso. Y lo del mimetismo con las hormigas está a la altura. Además ,justifica el color rojo pues no hay, que yo sepa, hormigas verde-hoja. Una gran foto, sin duda.
Para comentar y votar has de estar registrado en FotoRed. Si ya estás registrado, debes identificarte.