FotoRed comparte, aprende y disfruta de la fotografía

Por debajo del Sáhara, allí donde el bosque no es denso ni la sabana demasiado desértica, medra el Marabú africano (Leptoptilos crumenifer) pariente de las mucho más presentables cigüeñas. Pertenece al reducido grupo de aves que han evolucionado para ser de lo más feas; con la cabeza quemada, camina como jorobado, a lentas zancadas, e infla y desinfla ese saco gular o buche que para nada mejora su aspecto. Si a eso añadimos los hábitos carroñeros, tenemos lo que se dice todo un personaje. Su tamaño (115 a 152 cm de punta de pico a punta de cola) lo hace destacar allí donde esté. Las hembras resultan, en promedio, algo más pequeñas que los machos pero, por lo demás, presentan idéntico aspecto. Aparte de carroña, come basura (residuos orgánicos generados por el hombre) pero también captura termitas, langostas, peces, ranas, lagartos, serpientes, roedores y pollos de aves e incluso ejemplares adultos de flamencos enfermos. En Uganda es muy abundante y confiado alrededor de pueblos y ciudades; parece que la gente no se mete con él y, desde luego, él no se mete con la gente. Tengo primeros planos de esos que tanto nos gustan a los fotopajareros pero considero que esta toma es más original. Foto realizada en el Queen Elizabeth N.P. (Uganda).

Cámara Nikon D300 con objetivo Sigma 50-500mms. f:4.0 - 6.3 a pulso. Iso:200 Exposición (v):1/800 de segundo Apertura (f):6

Salvador Solé Soriano

En fotored desde 22/10/2011

Ficha personal