FotoRed comparte, aprende y disfruta de la fotografía

Lleva el bonito y apropiado nombre de Palpita vitrealis. Su blanco satinado resplandece en las escamas con reflejos nacarados, las alas anteriores con ese borde broncíneo. Envergadura de tres cms. A pesar de su nombre y con el nombre de Glifodes ataca y puede ser plaga de olivos jóvenes, sobre todo estacas de regadío. En la foto descansa sobre el lustre de una hoja de parra virgen. Normalmente se esconde bajo ellas en posición inversa.

--- Cámara:PENTAX Modelo:PENTAX K200D Iso:100 Exposición (v):1/125 segundos Apertura (f):16 ---

José Biedma López

En fotored desde 15/03/2012

Ficha personal
  • Lo bello y lo nocivo bien pueden ir de la mano; es un fenómeno tan antiguo como el diablo... El mérito de la foto radica en mostrar la iridiscencia de las alas, que no es visible en cualquier posición de la cámara. Además, está "al dente" de foco y profundidad de campo, permitiendo el disfrute de los detalles. Espero que veas muy pocas de estas en tus campos...
    • José Biedma López :hace 1 mes En el olivar (tradicional de olivas antiguas) no he visto ni una, en los jardines sí, pero ni siquiera he podido ver todavía sus larvas amarillentas en los jazmines, que son muy abundantes por el gusto, capricho y cuidado de mi señora. Gracias por el comentario, Salva.