FotoRed comparte, aprende y disfruta de la fotografía

Por si alguien quiere enseñar

Es frecuente en el País Vasco, en Navarra y en buena parte del Pirineo encontrar en algunas cumbres pequeños buzones, alguno de ellos bien artísticos, que los montañeros emplean para dejar constancia de su paso en pequeñas tarjetas que otros recogen y envían al club de pertenencia de quien la dejó. Con el uso y mal uso de los mismos y con el paso del tiempo, se van deteriorando y quedando abiertos, muchas veces solo por descuido. No era la primera vez que veía algo así y siempre me ha llamado la atención. ¿Se trata de que las mariquitas buscan refugio ante las inclemencias del tiempo, o se trata de otra cosa?, aquí se les ha unido una avispa, no se si tendrá algo que ver. Si alguien lo sabe, yo estoy dispuesto a aprender. (o_o)
Nombre del modelo de cámara DMC-FZ30 Hora y fecha de disparo 12/08/2007 7:32:04 Tv (Velocidad de obturación) 1/20 Av (Valor de apertura) 2.8 Compensación de la exposición 0 Velocidad ISO 80
Etiquetas automáticas generadas por Fotored:
#comida #insecto #planta #produce #vegetal

Txema Bacaicoa (Colectivo IS)

En fotored desde 04/01/2012

Ficha personal
  • hace 9 años
    Luis Montalbán Pozas
    Estas mariquitas ¿Están compartiendo piso con una avispa? Muy interesante el ver tantas mariquitas juntas.
  • hace 9 años
    Norma Betty Lago
    Interesante documento, jamás vi tantas juntas y como señalan en compañia de una avispa, que seguramente serán varias, excelente el fco, y buena compo
  • hace 9 años
    marta Liber
    Increíble esa cantidad de bichitos amontonados, nunca vi algo semejante. Una toma muy intersante.
  • hace 9 años
    José Biedma López
    El mismo fenómeno lleva años sorprendiéndome. La primera vez que me percaté fue en Mágina (Jaén), a dos mil metros de altura. Me resultó sorprendente que las cochinelas septempunctatas, o sea las mariquitas, buscasen refugio para el invierno a esas alturas, agregándose de ese modo, puede que a esas alturas escapen más fácilmente de los depredadores. Supongo que se aletargan. Tal vez suceda lo mismo con la avispa, que es una reina germánica, ha encontrado en el buzón buen cobijo para soportar la ruda estación. A ver si algún entomólogo nos explica el enigma.