FotoRed comparte, aprende y disfruta de la fotografía

Último rayo

La panorámica es del otoño del año pasado (9 de noviembre). El cerro de la derecha es el Aznaitín, que supera los mil metros, al noroeste de la sierra Mágina, al sur de la provincia de Jaén. El nombre de esta sierra, tal vez una mezcla de "mágica" o de magna (grande) fue usado por Antonio Muñoz Molina para velar el de Úbeda, su ciudad natal. El escritor y académico tenía esa perspectiva todas las tardes a sus espaldas cuando subía con su padre de la huerta, en dirección al barrio de los alfareros. Es la vista que tengo desde mi biblioteca, en el ático en el que habito en invierno. Entre el fotógrafo y Mágina el alto valle del Guadalquivir, cubierto por nubes bajas, a la inquierda el Gudalquivir traza lo que Machado llamaba una curva de ballesta hacia su nacimiento en la Sierra de Cazorla. El pueblo que se adivina a la derecha es Jimena, con nombre medieval de mujer, donde se crían una brevas sabrosísimas. Todo ese vasto territorio de Mágina (el pico que lleva este nombre supera los dos mil metros de altura y es el más alto de la provincia) fue frontera entre moros y cristianos durante siglos, tierras ásperas y pobres donde se recolectaban las fibras del esparto para hacer con ellas cuerdas, pleita, alfombras, barjas... Mágina todavía conserva un bosque de tejos y, en su vertiente sur, algunas de las encinas más añosas e imponentes que he visto en mi vida. En invierno, sus cumbres permanecen nevadas. Su riqueza natural y salvaje todavía resulta extraordinaria, a pesar de la erosión, la ganadería y los incendios. Cuatrecases, un botánico catalán, descubrió en Mágina varios endemismos y una biodiversidad superior a la de todo el Reino Unido.
--- Cámara:PENTAX Modelo:PENTAX K200D Iso:200 Exposición (v):1/90 segundos Apertura (f):4.5 ---

José Biedma López

En fotored desde 15/03/2012

Ficha personal
  • hace 8 años
    Salvador Solé Soriano
    Aunque la nube amarilla (un color con muy mala uva, o mal limón, habría que decir) se ve como una mera mancha amarilla en mi pantalla y el resto del paisaje presente un exceso de azules amoratados ¡Vaya vista la que tienes desde la biblioteca! Esas nubes y el toque de luz "cansada" que tiñe el monte Aznaitín resultan espectaculares. Hermoso paisaje y acertada panorámica.