Al navegar por el sitio aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad. Para más información, visita nuestra Política de cookies. Aceptar
Cocodrilo de Johnson (Freshwater Crocodile) (Salvador Solé Soriano)

Cocodrilo de Johnson (Freshwater Crocodile)

Fecha y hora (original): 03/01/2018 23:21:56 Fecha y hora (digitalizado): 12/10/2017 23:18:48 Cámara: NIKON CORPORATION Modelo: NIKON D7100 Iso: 160 Tiempo Exposición (v): 1/500 segundos Apertura (f): 7.1
Descripción: También es conocido como “Cocodrilo australiano de agua dulce”, más cerca de una frase que de un nombre, vamos: La nomenclatura, como la iglesia, el periodismo y casi cualquier obra humana, está plagada de errores y horrores.
El Crocodylus johnsoni es endémico del extremo septentrional de Queensland y de Northern Territory donde, en algunos lugares, coincide con el temible Cocodrilo marino (Crocodylus porosus), más grande y mucho más feroz. No obstante, el de Johnson evita el agua salada (el otro no evita la dulce) y se alimenta de insectos, peces, anfibios, aves, pequeños mamíferos y reptiles. Es capaz de trotar, una habilidad rara en los cocodrilos. Su tamaño máximo es de 3 m (de punta de hocico a punta de cola), así que no es pequeño, pero solo unas pocas veces se han reportado ataques a seres humanos. Téngase en cuenta que de ciertas ancianitas se puede decir lo mismo. La foto está tomada durante un recorrido en lancha por Yellow Water, en el Kakadu N.P. (Northern Territory - Australia). Existen granjas donde se cría por su carne y piel. Eso a disminuido la presión depredatoria del hombre sobre la población salvaje que actualmente está parcialmente protegida y, por ahora, no corre peligro de extinción.
Equipo: Cámara Nikon D7100 con objetivo Sigma 150-600 mms. f: 5.0 - 6.3 (Contemporary) a pulso desde embarcación.
Iso:160
Exposición (v):1/500 de segundo.
Apertura (f):7.1

Etiquetas:

Comentarios

Miguel Angel Vázquez Márquez
Que pasada, que definición!. Debe impresionar verlo en directo con ese hojo por encima del agua...
Salvador Solé Soriano
Hay un factor que nunca oigo mencionar ya que fastidia el halo de maravilla de estos viajes exóticos; te acabas acostumbrando a todo. Al cabo de dos o tres veces de ver cocodrilos asomando sobre el agua, o mirandote fijo desde la orilla, te acostumbras y no te choca más que ver un jabalí en Collserola. Sabes que es alucinante, te consideras afortunado de contemplar semejante animal, pero para el subconciente la cosa ya es normal y le resta el factor "taquicardia" que tanto impacto emocional deja tras de sí. Eso tiene una ventaja nada desdeñable; no te pones nervioso y te permite concentrarte en sacarle el máximo partido estético a la ocasión. A ese conjunto de circunstancias se le llama adquirir experiencia, pero - insisto - nadie dice que dicha adquisición le resta asombro a la vivencia. Muchas gracias por comentar, Miguel Angel.
Txema Bacaicoa (Colectivo IS)
Espectacular la toma.
Que los haya en suficiente cantidad y que se dejen ver, es desde luego una manera de habituarse y no ponerse nervioso, lo que redundará, como bien dices, en la calidad de la toma.
No se si tendrá que ver con aquellos que pude ver en 2003 en el río Iguazu, sobre las cataratas, pues aquellos eran evidentemente de agua dulce, aunque por la distancia entre localizaciones será normal que pertenezcan a variedades diferentes de esta especie.
Recuerdo el subidón cuando vi el primero, tomando el sol sobre una roca, luego, a fuerza de verlos, ya no llamaban tanto nuestra atención. Pena que en aquellos años, un servidor no contaba ni con el equipo ni con los conocimientos actuales
Txema Bacaicoa (Colectivo IS)
Por cierto, acabo de recordar que se les conoce como Yacaré
Salvador Solé Soriano
El Caimán yacaré es una especie endémica del centro de Sudamérica, mientras que el Cocodrilo de Johnson lo es del norte de Australia; aunque se parecen y deben tener un antepasado común, son especies distintas.
Te agradezco el comentario y que me confirmes lo rápido que uno se habitúa a ver maravillas. Claro está que, quienes tienen una conexión emocional con la naturaleza, por mucho que se habitúen, siempre valorarán lo que ven, aunque ya no les sorprenda. El problema del planeta es que, para el grueso de la población humana, el resto de seres vivos (incluida la mayor parte de su propia especie) no significan nada. Y así, sin respeto, interés ni empatía, se termina por joderlo todo, directa o indirectamente.
Lucas Gutierrez Jiménez
Una toma maravillosa,  flota en el agua con ese reflejo.. Impresiona. Yo tuve la suerte de vivirlo y verlos en Brasil, en el pantanal. Impresionantes
Salvador Solé Soriano
El progreso tiene muchos inconvenientes pero una de sus ventajas es que nos ha facilitado contemplar estampas como esta. Gracias por el comentario, Lucas.
Para comentar y votar has de estar registrado en FotoRed. Si ya estás registrado, debes identificarte.