Al navegar por el sitio aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad. Para más información, visita nuestra Política de cookies. Aceptar
Elanio común (Black-winged Kite) (Salvador Solé Soriano)

Elanio común (Black-winged Kite)

Fecha y hora (original): 14/05/2015 18:35:19 Fecha y hora (digitalizado): 05/04/2015 12:58:57 Cámara: NIKON CORPORATION Modelo: NIKON D7100 Iso: 160 Tiempo Exposición (v): 1/500 segundos Apertura (f): 6.3
Descripción: Al Elanio común (Elanus caeruleus) - rapaz distintiva y elegante donde las haya - se lo puede hallar en la Penísula ibérica, zonas del norte de África y casi toda el África subsahariana, la India, Pakistán y el Sureste asiático, llegando hasta Papua-Nueva Guinea. Habita ecosistemas abiertos como estepas, dehesas, semi-desiertos, sabanas y herbazales arbolados. Se alimenta principalmente de roedores aunque, dependiendo del lugar y el momento, puede depredar más sobre otros tipos de presas, desde pequeñas aves hasta lagartos, pasando por murciélagos y grandes insectos. Solo una ligera diferencia de tamaño y peso distinguiría a los machos de las hembras, por lo demás, idéntic@s. De punta de pico a punta de cola miden entre 30 y 37 cm. En España me ha costado de ver ya que en Catalunya, donde vivo, solo aparece ocasionalmente y en el resto no abunda en ningún sitio, que yo sepa. La foto está tomada en el este de Uganda durante una pausa junto a la carretera. Equipo: Cámara Nikon D7100 con objetivo Sigma 50-500 mms. f; 4.0 - 6.3, a pulso.
Iso:160
Exposición (v):1/500 de segundo.
Apertura (f):6.3
Etiquetas:
Tal vez, también te gusten:

Comentarios

Quim Montaner Fernández
Muy buena captura, me gusta mucho el encuadre y que la rama esté "como cayendo". Supongo que es muy fina para ese ave, pero da buen efecto visual ^^
Salvador Solé Soriano
Te hago algunas aclaraciones para honrar tu comentario y tu curiosidad; La rama no cae; sencillamente tiene una orientación diagonal respecto al suelo. Salvo pingüinos, avestruces, kiwis y otras especies no voladoras, las aves son muy ligeras. El Elanio común pesa, como mucho, 340 grs. es decir; 1 gramo por cada cm de longitud. Si los seres humanos fuésemos igual de ligeros, una persona que midiese 180 cm de altura pesaría solo 18 kilos. La enorme ligereza de las aves es una de las condiciones sine qua non para poder volar. Y también les permite posarse en ramas finas, siempre que no sean excesivamente flexibles. Huesos huecos, sacos aéreos, cobertura plumosa, mandíbulas sin dientes (pico)... las adaptaciones para el vuelo conforman una larga en esta birguería de la evolución.
María Jesús López B.
Por tierras extremeñas se ven pero son aves poco comunes. Vamos, que no son como los milanos que están "hasta en la sopa"....
Muy bien captado ese característico ojo rojo y su bello color azul-grisaceo.Muy buena la edición con la que has conseguido que la imagen tenga, sobre todo en el plumaje, una bonita suavidad.
Luis Garcia Nieto
Hola Salva.
Vaya foto! Yo, que soy un absoluto enamorado de las rapaces, qué te podría decir de una que es para mi casi mítica. Era junio de 1985; no hacía tantos años que se comentaba que una nueva especie de ave de presa se estaba estableciendo en España y que, incluso, desde 1974 se habían localizado algunos nidos que confirmaban la tendencia invasora. Saber esto era ya una alegría, pero pretender ver alguno era poco menos que ilusorio. Como digo, en ese junio del 85 llegó a mis manos un jóven tiroteado y en muy mal estado. Bueno, en realidad, cuando llegó a mis manos ya había muerto. Las típicas cosas de que te llegan por "el conocido de un amigo que es pariente del primo de la portera de Camilo sesto" pero el caso es que la cosa quedó en nada a excepción de la sensación muy agridulde (bastante más agri que dulce) de ver con mis propios ojos una de estas bellezas. ¡Cuanto ha llovido desde entonces...!
 
Pasaron años hasta que vi el siguiente, cernido, para dejarse caer a plomo con las alas en V, atrapar un roedor y largarse con él en las patas. Todo esto lo vi desde el coche, parado, muy cerca del bello municipio de Oropesa (Toledo). Los he visto ya muchas veces a lo largo de ese tramo de la N-V. Incluso he visto ya varios nidos de los que han volado pollos. El último ha sido esta misma semana; un nido con tres pollos prácticamente emplumados (fuera del nido y con prismáticos) y los padres deambulando altos. 

Como dato, tú que eres un "ornitófilo" es que en la misma zona, pero hace dos años, la misma situación se dio el 26 de junio. Este año se ha dado casi a mediados de mayo. Vamos, que estos animalitos me da que crían cuando "le salen los huevos" literalmente. 

Y ya para rematar con el tema, decirte que en mi percepción, hay años de "abundancia" de elanios para, sin motivo aparente, pasar a no ver ni rastro de ellos durante meses y meses. 

Sobre la foto, pues ¿qué te voy a decir? Se ven por ahí fotos que quitan el hipo. Incluso hay hides de pago que los "ofrecen" en el menú y, claro, se dejan hacer unas fotos que lo flipas. La tuya no es hecha en tales condiciones, pero el mérito es superior precísamente por eso y porque no está nada, pero que nada, mal. Se le ven todos los detalles y texturas además de la morfología al estar en una posición apta para ello, así que ¡chapeau! Ya quisieran hacer una foto así muchos de los que se meten en uno de esos hides si tuvieran que "buscarse la vidilla" por ellos mismos.

Bueno Salva, que veo que al final me meriendo los 3000 caracteres. De todas formas... ¡que gustazo! eso de explayarte con el teclado sin tener que estar economizando palabras y frases. 

Un saludo.
Salvador Solé Soriano
Ya sabía yo que, con lo rapacero que eres, me ibas a largar un señor discurso de los tuyos. De resultas de ello veo que estás mucho más familiarizado que yo con ésta especie que he visto poco y básicamente fuera de España. Hace tres o cuatro años criaron siete parejas en Catalunya y al año siguiente, ninguna. Aquí sigue siendo un visitante imprevisble, apoyando - desde este extremo de la península - tu información.
Aunque el Elanio, tan redondeadito él, carece de la feroz fisonomía del Azor, el vigor del Halcón peregrino o la audacia del Esmerejón, hay que reconocer que es muy elegante y singular. Mi foto le hace poca justicia pero coincido contigo en que sin hide, no hay paraíso... No obstante me satisface lograr tomas como ésta que, aunque no pueden competir (ni por condiciones ni por equipo) con las que se suelen conseguir desde escondite, tienen el valor de lo ganado a pulso, en aproximación a pie, buscando el ángulo sin que te atropellen los coches y sin espantar al bisho. Gracias por tu amable comentario y por el pelotazo de datos que aportas. Cualquiera que tenga interés en el tema encontrará aquí lectura para un rato.
Luis Garcia Nieto
Pues ahondando más en el tema, ya me he enterado por varias fuentes (seguro que también lo sabes ya) que los Elanios son algo así como el eslabón entre las rapaces diurnas y las nocturnas. Plumaje sedoso, tendencias marcadamente crepusculares, forma de captura muy de rapaz nocturna y un montón más de etcéteras que sabrás buscar por ti mismo. 
Respecto a costumbres no te puedo informar mucho, pues al no ser (¡todavía!) ave autorizada para poder criar con ella para cetrería, no tengo referencias de comportamientos, aptitudes y actitudes. Sí te digo que son muy celosas de la intimidad del nido y los adultos (¿hembras?) salen de los nidos muy discretamente, por el lado opuesto y desde bastante lejos ante la visión de aproximación de un intruso humano. Vamos, que cuesta mucho descubrir sus nidos por el simple hecho de verlos salir de ellos.... ¡igualito que las torcaces, ja, ja!
 
Otro dato: a mi me han sobrevolado muy bajo (3-5 m) y no hacen nada de ruido. Fantasmas. Bueno, o eso o es que estoy un poco sordo, je, je

Y lo de la foto con hide o sin él, pues ya sabes que es el eterno debate de hide (de pago) si, hide no. Tiene amantes y detractores. Ventajas e inconvenientes. Lo que sí que no tiene es el poder vanagloriarse del éxito de conseguir tal o cuál especie; sí, en cambio, de afotar especies valiosas. En fin, ¡qué te voy a contar que no sepas!.
 
PD.- en audacia, el Esmerejón se queda en mantillas al lado del Cernícalo vulgar. Lo sé de buena tinta ;-)
Salvador Solé Soriano
Coincido con tu criterio sobre la similitud del Elanio con las rapaces nocturnas; la primera vez que lo vi volar, de lejos, me pareció una lechuza.

Yo he utilizado hides de pago en dos ocasiones y pienso usarlos en más; pero el peor precio que pago por sacar buenas fotos en ellos no va en euros si no en orgullo. ¡Es tan jodidamente fácil! Casi un sacrilegio, vamos. Pero para ciertas especies (como lo fue el Urogallo) es así o de ninguna otra manera. Luego discutirán a muerte sobre el asunto quienes no tengan nada mejor que hacer pero no veo que el tema dé para tanto. Malas prácticas las hay, por ejemplo, en la medicina; de ahí para abajo no cabe el asombro y mientras se mantengan en suficiente minoría, solo hay que irlas señalando (y boicoteando a sus practicantes) para que disminuyan, no prohibir una actividad mayoritariamente inocua y más a menudo beneficiosa que perjudicial para las aves.

En mi experiencia de campo, aunque he visto muchos menos esmerejones que cernícalos, al columbarius lo he contemplado con frecuencia atacando presas de la mitad de su tamaño (pinzones, por ejemplo) mientras que el cernícalo tira de ratoncitos, lagartijas e insectos grandes. La técnica del Esmerejón, volando como loco a 15 cm del suelo para sorprender a los paseriformes que se alimentan en él, también me ha parecido siempre más suicida y espectacular que el habitual cernido de su pariente, que va bajando - a menudo gradualmente - hasta caer sobre su víctima. O eso es lo que he visto en 17 años de contemplar cernícalos en libertad. En su honor he de decir que también, en una ocasión, me encontré un macho inmaduro de cernícalo atacando a un Zorzal común, lo cual le honra, aunque no se hiciese con él. Quizás el cernícalo se crece lo suyo cuando tiene a un "sponsor" tan cabrón como el ser humano, dando lo mejor de sí, mientras que el Esmerejón en libertad ya va al límite de sus capacidades y no puede estirarse mucho más. 
Luis Garcia Nieto
Hola de nuevo Salva.

Sobre el tema de los hides de pago hay ya poco que hablar; entre otras cosas porque básicamente estamos de acuerdo y porque los chicles no se pueden estirar tanto como algunos creen.

Pero, ¡ah, amigo! en lo de la audacia del Esmerejón Versus Cernícalo sí tengo algo que decir aún...
Sábete que el nombre de Esmerejón le viene de Esmerado; esmerado en el cazar. Le ponen empeño y no cejan fácilmente en la persecución. Eso es muy típico de las especies que viven en zonas frías y de escaso o nulo arbolado: fijan la vista en la presa y se pegan a ella como si un hilo invisible los llevara unidos. Visualmente es una sensación extraña. Los Gerifaltes son y actúan también así. Ambos comparten zonas de cría. Lo llevan en el ADN.

Ahora bien ¿qué cazan los Esmerejones...? ¡pajaritos!. Los pajaritos no muerden ni dan coces. Una vez agarrados, se acaba el "show"; un aletazo aquí y una sacudida allá, pero eso es todo. Aunque el pajarito sea un pájaro del tamaño de un Zorzal. Hay que esmerarse en el vuelo, pero no hace falta mucho coraje.

¿Qué cazan los Cernícalos...? ¡todo lo que pueden!. Generalmente son cosas pequeñas, como insectos, lagartijas, ratones y pajarillos. Pero también lagartos medianos, ratas jovenes, culebras mediano-pequeñas, lirones y, en fin, cosas que dan mordiscos, patadas y luchan a muerte. No hay que esmerarse en el vuelo, pero hay que echarle un par de... corajes, para lidiar con esas presas.

Y todo esto que te digo es en la Naturaleza y en cetrería. Lo del "sponsor" humano es gracioso, simpático, pero alejado de la realidad actual. No te niego que cualquier animal (y las rapaces lo son) debidamente adiestradas, son capaces de hacer cosas impensables. En la Edad Media, el concepto de la caballerosidad y el honor eran algo muy importante y, por eso, el acto de un azor, halcón u otro, matando una presa natural, era algo que no se concebía: no había honor en ello. "El Halcón debía matar la Garza alta y atravesadiza"; "Yo vi un Esmerejón a Don Felipe, hijo del rey de Francia, duque de Borgoña y conde de Flandes, que le confiara la duquesa de Bretaña: decíame que en aquel invierno que él lo había tenido, había tomado doscientas perdices, o más...", "Son aves (el Gavilán) que, con el gran valor que tienen, toman algunas veces grandes presas, como cazar ánade y cuerva, trabar del milano y tomar el alcaraván; por eso los llaman en latín nisus, que quiere decir esforzado..." y así podría estar toda la noche... ¡y 10 000 caracteres! ja, ja...

Pero ahora no; eso pasó a la historia por suerte ya. Lo que ocurre es que los cetreros convivimos con nuestros pájaros y los conocemos casi como una extensión propia. Sabemos hasta dónde serían capaces de llegar y cuales son sus límites. No les enseñamos a que se batan el cobre con presas fuera de lugar; ¡los queremos demasiado para ello!, pero eso no quita para saber que un Cernícalo es "un atrevido irresponsable" y un Esmerejón es un "esmerado".

Saludos.


 
Luis Garcia Nieto
Por cierto, las citas que puse son textuales y pertenecen al "Libro de la caza de las aves" de Pero López de Ayala, escrito en el siglo XIV.  
Salvador Solé Soriano
De acuerdo; me rindo. No domino el tema rapaces hasta el extremo de, llegados aquí, llevarte la contraria. Tampoco veo el beneficio de conseguirlo cuando está claro que tienes más datos; con lo fácil que es admitir eso. Cuando veo bajar a un cernícalo (muy a menudo entre hierba alta y matorrales) rara vez llego a saber qué tipo presa está atacando, cosa menos problemática con el esmerejón, que tanto hace correr a sus víctimas. Así que encuentro convincentes tus argumentos. Encuentro oportunas las citas del "Libro de caza de las aves" y celebro que el estilo cetrero actual haya superado los esquemas medievales; otro gallo nos cantase si pasara lo mismo con un buen puñado de cuestiones...
Gracias por compartir tus grandes conocimientos sobre la materia y esa pasión que los colorea.
Luis Garcia Nieto
Bueno, tampoco es que esto sea una batalla para ver quién se lleva el duro. En realidad solo intento aportar datos y vivencias que solo se obtienen por la convivencia durante años con aves de presa, sin que ello excluya las vivencias que se adquieren con la observación natural de las aves silvestres. La verdad es que tras años de manejo, uno acaba casi sabiendo hasta cómo "piensan" determinadas especies de rapaces; vamos, las que se manejan.
 
Y respecto al estilo cetrero de la Edad Media pues te doy toda la razón. Aquello era un desastre sin paliativos en casi todos los aspectos. El respeto a la Naturaleza era quasi nulo, si no nulo del todo. Los expolios eran la norma y la aniquilación de poblaciones se daban con frecuencia. ¿Sabías que el Halcón borní anidaba en el norte de España...? "... otros se crían en Castilla, en Alava, en Guipúzcoa y en Vizcaya; en Losa de Asturias de Santillana y Asturias de Oviedo; en Galicia y en Santiago de Montizón; y de estos son muy buenos los de Galicia, que son roqueces (oscuros)". También en la zona de Crau, cerca de Marsella, "...en la Crau de Arlés que está en Provenza; ... que es señorío del rey de Francia... son buenos para perdiz, liebre, lechuza, alcaraván, doral, garza." Como se ve, era una variedad de halcón borní muy apreciada. Evidentemente ahora no hay bornís en estas zonas y no se sabe -aunque se supone- que el motivo es que los expolios y captura de adultos acabaron con ellos. En fin, una lectura muy recomendable -no para aprender cetrería evidentemente- sino para saber muchas cosas de distribución, alimentación, migraciones, etc de la fauna avícola -fundamentalmente, aves de presa- de entonces (s XIV).

En fin, te cuento esto porque sé que eres un gran amante de la ornitología y estos chascarrillos son un poco la sal de este tipo de conocimientos. 

Un saludo, Salva.



 
Salvador Solé Soriano
Como supondrás, son pocos los ornitólogos que saben algo de cetrería y nunca vienen mal unos datos más. Me parece sorprendente que el Halcón borní criase en España porque ahora cuesta de encontrar incluso en Marruecos y de hecho lo he visto por primera vez esta primavera... en Uganda, donde tampoco abunda, ni mucho menos (la foto es demasiado lejana para subirla a FotoRed).
Me rindo de buen grado porque muy acabado ha de estar el animal que no sabe distinguir el tamaño del otro, metáfora que viene a significar que mis conocimientos de ornitología son generales y, al no haberme especializado en rapaces, mal puedo sostener discusiones con quien tiene experiencia directa al respecto. Como ornitólogo y fotógrafo no tengo más interacción con las rapaces que el verlas a distancia y levantarlas del posadero cuando intento arrimarme a menos de 50 mt... No es aval suficiente para echarle pulsos a los cetreros, máxime cuando son tan amables como vos.
Antonio Cuenca. vaya
excelente y guapa toma, te felicito, un saludo.
Para comentar y votar has de estar registrado en FotoRed. Si ya estás registrado, debes identificarte.