FotoRed comparte, aprende y disfruta de la fotografía

Equidna común (Tachyglossus aculeatus)

La foto es normalita pero este bicho es mucho más extraño de lo que su aspecto permite adivinar. Hay tanto que decir que he tenido que escribir la descripción en dos partes (descripción + primer comentario). Os recomiendo leerla. Uno de los atractivos de Australia son los monotremas; mamíferos marsupiales tan primitivos que todavía conservan características reptilianas, como poner huevos y poseer cloaca; un solo conducto - típico de los reptiles - donde confluyen los tractos digestivo, urinario y reproductor. Un único huevo (nunca ponen dos) se deposita en la bolsa marsupial y cuando, tras diez u once días, eclosiona la cría, que carece de espinas, lame la leche que mana de unos poros especializados (no hay pezones; Facebook respira con alivio). Como el equidna, siendo un mamífero tan primitivo, no regula bien la temperatura corporal, sus hábitos dependen de ello; es activo a mediodía en las zonas más frías y a medianoche en las más tórridas. Las uñas de los dedos cuarto y quinto son retráctiles. De estos seres singulares, que fueron mucho más comunes entre el Eoceno y el Plioceno, solo quedan dos familias en la actualidad; los equinas y el ornitorrinco. Se supone que el equidna divergió del ornitorrinco hace 66 millones de años. Actualmente se considera que hay cuatro especies de equidnas, aunque eso puede variar ya que los taxónomos viven de clasificar las nuevas especies que se descubren pero, en mucha mayor medida, reclasificar las conocidas. (sigue leyendo en el primer comentario)
Cámara Nikon D7100 con objetivo Sigma 150-600 mms. f: 5.0 - 6.3 (Contemporary) y trípode. Iso:320 Exposición (v):1/160 de segundo. Apertura (f):5.6

Salvador Solé Soriano

En fotored desde 22/10/2011

Ficha personal
  • hace 4 años
    Salvador Solé Soriano
    El Equidna común es el más extendido de los equidnas ya que ocupa toda Australia, Tasmania y otras islas australianas, así como el centro-sur de Papúa Nueva Guinea. Se le encuentra en ecosistemas boscosos, rocosos y arenosos. Su población es estable y, aunque abunda en algunas regiones, en cincuenta días, solo vimos el ejemplar de la foto. Su dieta consiste en hormigas, termitas y otros insectos que atrapa mediante su larga y pegajosa lengua con forma de lombriz. Carece de dientes pero el paladar y la base de la lengua están cubiertos por rugosidades córneas que le permiten triturar el alimento antes de ingerirlo. De punta de hocico a punta de espinas de la cola mide entre 35 y 50 cm (la subespecie de Tasmania es la de mayor tamaño). Nuestro encuentro con el Equidna común fue feliz porque el bicho es tan miope y confianzudo que me pasó caminando por debajo del trípode. Su sentido más desarrollado es el olfato y nuestro olor no lo debía entender como peligroso, así que lo pudimos retratar a placer. Tengo otras tomas (tampoco gran cosa…) pero os muestro la foto-caja para que se aprecie bien su aspecto. Un dato curioso; los equidnas viven atormentados por la pulga más grande del mundo (Bradiopsylla echidnae) que mide cuatro milímetros.
  • Tambien es mala suerte ir a comentar en la copia que luego eliminas jeje. Bueno, decía que se parece exteriormente a nuestros erizos, aunque todo parecido desaparezca en cuanto lo analizas en profundidad. Decía también que el entorno no favorece para hacerlo destacar, pero aun así, se le ve bien, con el suficiente detalle. Un buen documento y una excelente explicación. Para no ser un ave, te has documentado a conciencia
    • Salvador Solé Soriano :hace 4 años Gracias por repetir el comentario, Txema. Sí, el entorno era penosito, pero el bicho estaba la mar de agusto ahí y, cuando salió del barro, se internó en la vegetación densa; fin de la sesión.
  • Estos bichos siempre me han atraido por su antigüedad. Son un vestigio de un tiempo pasado. Pero han conseguido sobrevivir hata nuestros días. Espero que duren mucho. La foto excelente junto y con la explicación tan detallada hacen que parezca un  artículo  del National Geographic..
    • Salvador Solé Soriano :hace 4 años Bueno, el animalico se parece mucho a un erizo y la foto solo es correcta, así que el interés está en lo muy singulares que son los monotremas; un caso claro de la importancia del texto y de que una imagen no vale por mil palabras ya que no se explica a sí misma. Gracias por tu amable comentario, Miguel Ángel.
  • hace 4 años
    Dolores Salvador D.
    Maestro solo por incordiar, je, sí  el animalico era tan afable, tenía que ponerlo sobre fondo que destacará más. Por lo demás, gracias por la clase didáctica y que nos pique tanto la curiosidad que por su culpa  Sant Google trabaje hoy doble. Un saludo. 
  • hace 4 años
    Luis Montalbán Pozas
    [b]Me gusta la sensación de movimiento que tiene con esa velocidad baja.[/b]
    • Salvador Solé Soriano :hace 4 años El animalico era lento pero no paraba de moverse y ya quedaba poca luz. No quiese subir más los isos y así quedó, más bien de rebote, moderadamente dinámico. Gracias por comentar, Luis.