FotoRed comparte, aprende y disfruta de la fotografía

Ninox Robusto (Powerful Owl)

El género Ninox engloba a 37 especies de rapaces nocturnas que carecen de las graciosas “orejitas” típicas de algunos strigiformes ibéricos, como el Búho chico y el Búho real. Los ninox habitan Indonesia, Australia, Oceanía y hasta Nueva Zelanda. El Ninox robusto (Ninox strenua) es el mayor de todos los ninox; los machos más grandes alcanzan los 65 cm de punta de pico a punta de cola y 140 cm de envergadura alar, lo cual es mucho si tenemos en cuenta que el Búho real - una de las mayores rapaces nocturnas del planeta - alcanza, como máximo, los 71 cm y 188 cm respectivamente. Caza principalmente mamíferos arbóreos como zarigüeyas, falangeros, petauros, crías de koala, roedores y zorros voladores. También algunas aves, pero pocas veces desciende a la indignidad de consumir invertebrados. El Ninox robusto es endémico del este y el sureste de Australia, aunque está ausente de Tasmania. Habita bosques secos y barrancos arbolados con corrientes de agua siempre que hayan grandes árboles, así que tampoco es raro que ocupe jardines botánicos y parques urbanos. Verlo fue, para nosotros, una campanada inolvidable ya que lo encontramos en el primer sitio que visitamos en Australia y no volvimos a dar con otro en todo el viaje. Siendo la mayor rapaz nocturna de esa isla/continente, resulta muy escasa y si conseguimos contemplarlo fue gracias a la amabilidad de un ornitólogo local que sabía en qué árbol pasaba las horas diurnas. Resultó que el árbol estaba en la entrada de un gran parque urbano de Sydney (Centennial Park) junto al bareto; en principio, ese era el último sitio (después de las profundidades marinas) donde lo buscarías. Pero allí, aun a pesar de lo pulcros que son los australianos, caía comida al suelo durante el día, comida que salían a buscar los ratones por la noche, ratones que se zampaba el búho a cambio de reposar en un entorno con poca paz diurna. Pero está claro que le salía a cuenta. La foto es floja pero la mirada del bicho quizás lo valga.
Cámara Nikon D7100 con objetivo Sigma 150-600 mms. f: 5.0 - 6.3 (Contemporary), cable disparador, trípode y espejo arriba. Iso:320 Exposición (v):1/50 de segundo. Apertura (f):5.6

Salvador Solé Soriano

En fotored desde 22/10/2011

Ficha personal
  • hace 4 años
    Norma Betty Lago
    Magnífica ave, fotografiada con gran nitidez, si por floja te referís al punto de vista, bueno no hay otra, salvo que utilices comederos y tengas mucha practica en atraerlos, lo que si noto es muy ajustada por arriba, pero supongo que querías destacar esa mirada. Como siempre la info se agradece
    • Salvador Solé Soriano :hace 4 años Dije floja porque no hay composición y, además, la vegetación estorba la visión de la anatomía del ave, aunque busqué el punto de vista más ventajoso. El contrapicado (foto desde abajo) tampoco favorece. Si te fijas, el encuadre está tan justo por sobre la cabeza como por debajo de la cola ya que se trata de una típica foto-caja donde se prioriza el acercamiento al sujeto para que se aprecien los detalles. Con aves comunes, surjen más oportunidades de hacer mejores fotos, pero este era el único ejemplar que vimos en todo el viaje y no parecía dispuesto a situarse en un lugar más bajo ni en un entorno más estético. Aun tuvimos suerte de que abriese los ojos e inclinase la cabeza hacia nosotros, pues era casi mediodía y le tocaba dormir... Es de capital importancia no molestar demasiado a estas aves no solo por respeto hacia ellas si no por solidaridad con el resto de colegas ornitólogos que también tienen derecho a contemplarlas; si uno las ahuyenta, lo más probable es que se refugien en un árbol más alto y tupido, donde se verá y retratará peor. Como ves, todo son limitaciones, pero eso no significa que la foto sea buena si no que - dadas las circunstancias - no podía ser mejor. Gracias por tu amable comentario, Norma.
  • Bueno, hay que sacar el lado positivo. La foto es un magnífico testimonio de un ave de l cual no conocía nada en absoluto. Curioso la historia que cuentas, la rapaz se busca las habichuelas como puede.
    • Salvador Solé Soriano :hace 4 años Supongo que está ahí, soportando un cierto estrés a causa de la afluencia de gente, porque encuentra comida fácil. Si aguanta cierto tiempo y no sufre ninguna agresión, el estrés disminuye (por habituación) e incluso podría criar ahí, de manera que sus retoños ya nacerían en un entorno muy frecuentado por humanos y no los percibirían como un peligro mientras se mantega una mínima distancia de seguridad. Los padres búhos expulsan a los hijos ya crecidos de su territorio, pero estos buscarán, a poco que puedan un lugar similar al que han conocido y, si no lo encuentran, se marcharán del parque y volverán al entorno salvaje del cual quizás llegaron sus progenitores. Incluso las aves pueden contar historias...
  • hace 4 años
    marta Liber
    Esa mirada me cautivó, y te miraba directamente. Te felicito!