FotoRed comparte, aprende y disfruta de la fotografía

Pecho Amarillo

Es una imagen que tomé en mi último viaje a Iberá. Me gusta el posadero que eligió. El pecho amarillo chico (Pseudoleistes virescens), también conocido como chororó, cuarentitrés, dragón, tordo treinta y bloquence, es una especie de ave paseriforme de la familia Icteridae que vive en Sudamérica. Vive en bandadas grandes o medianas, a veces junto al tordo (Molothrus bonariensis). Mide entre 20 y 22 cm. No presenta dimorfismo sexual, por lo que tanto el macho como la hembra son de color pardo oscuro casi negro con cierta tonalidad olivácea, a excepción del pecho que es amarillo, siendo esto lo que le da el nombre Construyen un nido con forma de taza fabricado con ramas y tallos revocado con barro o excremento que lo colocan en los arbustos. La hembra coloca de 4 a 6 huevos blancos con machas parduzcas-rojizas. A veces los nidos llegan a ser parasitados por el Molothrus bonariensis
Canon 40D, Canon 70/300, a pulso 1/250, 9.1, iso 400, 275mm

marta Liber

En fotored desde 12/01/2012

Ficha personal
  • hace 9 años
    Luis Ruiz
    Hola Marta. Buen pulso has de tener. Muy estudiado el encuadre; me gusta, aunque la dichosa ramita es tan enmarañada de hojas que resta vistosidad por la sensación tan caótica que da, pero si el pájaro estaba ahí, pues... Otra especie bien bonita esta que nos pones. En fin, otra dosis de envidia... Un saludo.
  • hace 9 años
    chedey santana
    Mirando rapido, parece una mezcla entre un  cuervo y un  canario :) se ve simpatico, posando para la foto y  todo :) Muy chula ha quedado :) Saludos señora Marta.
  • hace 9 años
    Rafa Mateos
    Bien encuadrado y preciosa especie. ¿ Has utilizado flash, ? parece ese efecto.
    • marta Liber :hace 9 años En realidad no me acuerdo, pero es muy posible porque el tiempo era muy malo y había siempre mala luz. Gracias por pasar y comentar, un abrazo
  • hace 9 años
    Salvador Solé Soriano
    El encuadre y la rama me parecen bien. El mismo flash que hizo posible la toma la estropea, para mi gusto (lo que yo llamo, "matarlo para parirlo"). Pero la especie se ve en detalle, sin atisbo de trepidación y toda la nitidez necesaria. Para quien no le moleste esa luz de vitrina forense; ¡Bingo!