FotoRed comparte, aprende y disfruta de la fotografía

Reinita de Kirtland (Setophaga kirtlandii)

El género Sethophaga, con 34 especies, es el más numeroso de la familia Parulidae; 115 especies distribuidas entre el norte de Canadá y el norte de Argentina/sur de Brasil. Son aves pequeñas y a menudo coloridas que ocupan todo tipo de ecosistemas. La reinita de Kirtland es una de las reinitas más escasas y localizadas ya que solo cría en puntos dispersos al sur de los grandes lagos Superior y Huron. Pasa el invierno en las Islas Bahamas. Solo se reproduce en densos bosques jóvenes (5 a 23 años) de Pinus banksiana. Cuando los pinos crecen demasiado ya deja de criar allí. Para mantener su población se han creado plantaciones específicas y se le considera casi amenazado ya que su inusualmente alta especialización ecosistémica lo hace demasiado de pendiente de una hábitat escaso. En 2012 se calculó su población en 4.850 individuos aunque es probable que haya aumentado gracias a las medidas de protección y las plantaciones que se le dedican. Nosotros solo vimos este macho (la hembra es muy similar, pero sin negro en la cara) cerca de Tawas Point (Michigan). Y lo celebramos por todo lo alto.
Cámara Nikon D500 con objetivo Sigma 150-600 mm (sport) f: 5.0 - 6.3, a pulso; 1/400 de segundo, f: 10 e iso 400.

Salvador Solé Soriano

En fotored desde 22/10/2011

Ficha personal
  • De nuevo una maravilla, ya creo que es tarde para dedicarme a los pájaros, pues implica mucho esfuerzo y muchas horas. Pero todavía es posible. Las texturas y el color de lujo y en su entorno me maravilla.
    • Salvador Solé Soriano :hace 2 meses ¡Je! Sí, los pájaros se las traen pero lo bonito es que cada cual se dedique a lo que más le atraiga y mejor se le de. Y la tragedia es que lo único que se ocurra a alguien sea ver la tele... Gracias por tu amable comentario, Lucas.
  • Parece facil sacarle la foto a un pajaro. Pero entre tanta rama te ha quedado una bonita composición . Enhorabuena
    • Salvador Solé Soriano :hace 1 mes Paradójicamente, las malas fotos evidencian mejor lo difícil que es retratar un ave; si lo haces bien, parece fácil. ¡La de veces en que las ramas pasan por enmedio y eso te desluce la imagen!