Al navegar por el sitio aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad. Para más información, visita nuestra Política de cookies. Aceptar
Talégalo de Reinwardt (Orange-footed Scrubwfowl) (Salvador Solé Soriano)
 

Talégalo de Reinwardt (Orange-footed Scrubwfowl)

Fecha y hora (original): 02/07/2018 15:43:40 Fecha y hora (digitalizado): 18/10/2017 06:58:54 Cámara: NIKON CORPORATION Modelo: NIKON D7100 Iso: 250 Tiempo Exposición (v): 1/320 segundos Apertura (f): 6.3
Descripción: A este ave le pasa como al Equidna; su aspecto no delata lo que tiene de extraordinario. Existen 21 especies de megapodos en el mundo, básicamente en el sureste asiático, Papúa Nueva Guinea, islas de Indonesia y Australia. Lo que tienen de rarito los megapodos australianos no será ese aspecto de gallinácea si no su sistema de incubación; construyen un montículo con tierra, hojas y ramitas. Típicamente, el montículo suele tener un metro de alto, entre 2 y 4 de diámetro y contiene entre 2 y 4 toneladas de material. Como el montículo va creciendo porque se usa durante varios años y lo pueden aprovechar, sucesivamente, varias parejas. El record lo tiene un montículo viejo, que medía 8 metros de alto y 51 m de circunferencia, construido con 50 toneladas de material. ¡casi una colina! Pero un montículo de 75 cm de alto y 2 metros de diámetro ya cumple su función, que es incubar los huevos gracias al calor desprendido por el proceso de respiración de microorganismos, sobre todo hongos termófilos (no tanto por la descomposición de la vegetación). En el lecho del montículo donde entierran los huevos, la temperatura se mantiene muy estable, con oscilaciones de solo unas pocas décimas de grado. Los megapodos, en especial los machos, regulan también la humedad y la aireación ya que los huevos deben respirar y no han de estar en un entorno ni excesivamente seco ni demasiado húmedo. Esa regulación se lleva a cabo añadiendo o quitando material, escarbando para airear la tierra o para que se seque rápido, etc… Una labor de ingeniería instintiva realmente asombrosa. Para la pareja de talégalos, construir un montículo normalito supone trabajar entre 5 y 7 horas diarías a lo largo de 36 días. La hembra del Talégalo de Reinwardt (Megapodius reinwardt) deposita en el interior del montículo un gran huevo (en relación a su tamaño) cada nueve días. Puede llegar a poner 13 huevos y estos se “incuban” durante mucho tiempo, quizás 70 días. (sigue leyendo en el primer comentario). Equipo: Cámara Nikon D7100 con objetivo Sigma 150-600 mms. f: 5.0 - 6.3 (Contemporary) apoyado en ventanilla de automóvil.
Iso:250
Exposición (v):1/320 de segundo,
Apertura (f):6.3
Etiquetas:

Comentarios

Salvador Solé Soriano
El Talégalo de Reinwardt es un ave común e incluso abundante en la franja litoral (hasta 50 km tierra adentro) del norte de Australia, mitad meridional de Papúa Nueva Guinea y muchas islas de Indonesia tales como Timor, Komodo, Flores… Vive en selvas tropicales pero, donde el hábitat está fragmentado, se aventura por zonas abiertas, incluso grandes parques urbanos y extrarradios. Es un ave terrestre, a la que nunca vi subida a un árbol, aunque debe de hacerlo de vez en cuando. Rara vez la sorprendí volando; si se asusta, prefiere salir por patas. Su tamaño es muy variable: de punta de pico a punta de cola mide entre 30 y 47 cm. La hembra tiende a ser, en promedio, algo más pequeña que el macho pero el easpecto de ambos sexos es el mismo. Se alimentan principalmente de materia vegetal; semillas, bayas, raíces, fruta, brotes e incluso flores. Pero tampoco desdeña los bichos; gusanos, ciempiés, larvas, caracoles e incluso serpientes jóvenes y escorpiones.
Txema Bacaicoa (Colectivo IS)
Interesante. Si frecuenta las cercanías de asentamientos humanos y sus nidos son tan grandes y ocupan tanto espacio, es casi un milagro que sigan siendo abundantes. La foto impecable
Salvador Solé Soriano
Tras cometer muchos y variados atentados contra la singular fauna de su país, ahora l@s australian@s respetan  el mundo natural e incluso están bastante bien informad@s, por lo que pudimos comprobar. Gracias por el comentario, Txema.
Miguel Angel Vázquez Márquez
Pues quien lo diría. Esto es lo que me maravilla del mundo animal, siempre hay cosas sorprendentes. Muy curioso. Me lo puedo ni imaginar 50 toneladas. Por casualidad sabes cual es su esperanza de vida?
Salvador Solé Soriano
Creo que su esperanza de vida es relativamente corta; sobre los ocho años (dos más, dos menos). Gracias por comentar, Miguel Ángel.
Para comentar y votar has de estar registrado en FotoRed. Si ya estás registrado, debes identificarte.