FotoRed comparte, aprende y disfruta de la fotografía

Mi primer registro de esta especie data de diciembre de 1997, el mismo año en que me aficioné a las aves y, desde entonces, no a pasado un año sin que lo divise. Sin embargo, hasta marzo del 2021 no conseguí tenerlo cerca ya que siempre andaba a un mínimo de 60 m de los observatorios y, con esa distancia, las imágenes eran testimoniales. Podéis comprender mi alegría cuando lo vi finalmente a menos de 10 m y le pude hacer la foto que un bicho tan estético se merece. Todo en él es largo; cola, cuerpo, cuello y pico. Aquí veis al macho en plumaje nupcial. La hembra, como tantas señoras de ánade, viste un discreto tabardo marrón jaspeado de negro, excelente para pasar desapercibida cuando empolla entre la vegetación. Esa misma librea la vestirá el macho durante los meses no reproductores (junio a octubre, aprox.) El Ánade rabudo (Anas acuta) habita todo el hemisferio norte y solo está ausente de las remotas islas del N.E. de Canadá, Groenlandia y las islas de Siberia. Cría en lagunas boreales y árticas pero emigra para pasar el invierno en climas templados e incluso cálidos, llegando en esa época, tan al sur como Colombia, el norte de Tanzania, Sri Lanka y el norte de Filipinas. En España es una especie que aparece a finales del verano (septiembre) y se larga a finales de abril. De punta de pico a punta de cola, el macho mide un máximo de 66 cm (cola incluida) y, como mucho, pesa 1030 gr. La hembra suele ser de menor talla, aunque las más grandes miden lo que un macho canijo. Su dieta es mixta, alternando, según lo que ofrece el lugar y la época, la materia vegetal (semillas, algas…) y animal (invertebrados acuáticos diversos). Aunque nunca es abundante en Catalunya, se trata de una de las anátidas más numerosa en su rango de distribución y, por ahora, no se teme que se extinga. Foto-caja captada en Aiguamolls de l´Empordà (Girona).

Cámara Nikon D500 con objetivo Sigma 150-500 mms. f; 5.0 - 6.3 (Sport) apoyado en ventana de observatorio. Iso:250 Exposición (v):1/1000 de segundo. Apertura (f):8

Salvador Solé Soriano

En fotored desde 22/10/2011

Ficha personal
  • hace 1 mes
    Luis Ruiz
    Pues enhorabuena por la captura. La verdad es que sí, son una especie complicada de sacar cerca e incluso de ver; no puede decirse que sea una anátida frecuente (al menos desde mi experiencia) por lo que sacar una foto de detalle es todo un logro. De hecho, antes de comentarte la foto, he mirado mi carpeta "Anade rabudo" y ¡solo tenía una foto! y para más inri, era una foto tomada hace casi 10 años en las Tablas de Daimiel. Pero no creas que de un ave salvaje, no... era de un ejemplar que había en la "Laguna de aclimatación", que es a lo que allí llaman a una lagunita cerrada con malla y con observatorio incluido. Vamos, que la hice igual que le ponían las bolas de billar a Fernando VII. Bonita foto por cierto. Un saludo Salva.
    • Salvador Solé Soriano :hace 1 mes Puede que en otros países sea un bicho más facilón, pero aquí esta foto ha tardado 24 años en ser posible, que se dice pronto. Muchas gracias por tu amable comentario.
  • La foto es bellísima con una textura y nitidez expléndida. Si a ello le añadimos la rareza doble mérito. Enhorabuena
    • Salvador Solé Soriano :hace 1 mes ¡Caramba, Lucas, muy amable! Puedes ver que es una toma documental donde la belleza la pone el sujeto y yo me limité a no cometer ningún error. Gracias por tu comentario.
  • La fotografía documental hay que hacerla bien... Creo yo. Y esta está bien hecha.
    • Salvador Solé Soriano :hace 1 mes Sí, Lucas; ya que lo suyo es documentar y no da para más, técnicamente debe ser una foto correcta que muestre en detalle lo que debe mostrar. Gracias por el comentario.