Al navegar por el sitio aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad. Para más información, visita nuestra Política de cookies. Aceptar
Andarríos bastardo (Wood Sandpiper) (Salvador Solé Soriano)

Andarríos bastardo (Wood Sandpiper)

Fecha y hora (original): 17/09/2014 22:28:09 Fecha y hora (digitalizado): 24/08/2013 09:31:01 Cámara: NIKON CORPORATION Modelo: NIKON D300 Iso: 200 Tiempo Exposición (v): 1/500 segundos Apertura (f): 8
Descripción: Tres son los andarríos que se ven regularmente en Europa. Del Andarríos grande y del Andarríos chico ya subí foto y rollete explicativo. Como a menudo pasa, la “sabiduría” popular, en vez de llamar Andarríos mediano al que ni es grande ni es chico, opta por la ofensa y lo tilda de bastardo, tch… tch…
El Andarríos bastardo (Tringa glareola), como muchas otras limícolas, es un ave migratoria. Vuela al norte para críar en primavera/verano desde Escocia hasta los confines orientales de Rusia (Península de Kamchatka) y regresa en verano/otoño a sus cuarteles de invierno que se extienden desde el sureste de China, Papua-Nueva Guinea e incluso el sureste de Australia hasta buena parte de África - con la salvedad de su árido tercio septentrional - Sudáfrica y extremo meridional de Madagascar incluidos. En España, pues, es solo un ave de paso que vemos en primavera y a finales de verano/primera mitad de otoño. Pero, en esas épocas, es fácil de encontrar en prados encharcados, orillas de humedales y marismas.
De punta de pico a punta de cola mide entre 19 y 23 cm. Machos y hembras presentan idéntico aspecto. Se alimenta de insectos acuáticos y terrestres, pequeños moluscos, crustáceos, renacuajos y ranas de, como mucho, 2 cm de longitud. Ocasionalmente pica algunas semillas.
Los curiosos bichitos que “decoran” la parte alta de la foto son unos dípteros que se mantenían flotando sobre el agua cuando al charco le quedaban menos de tres días de existencia. Era finales de agosto (paso migratorio post-nupcial) y las lagunas del Delta del Llobregat (Barcelona), castigadas por el sol, se secaban a ojos vista.

Equipo: Cámara Nikon D300 con objetivo Sigma 50-500 mms. f; 4.0-6.3, apoyado en ventana de observatorio.
Iso:200
Exposición (v):1/500 de segundo.
Apertura (f):8
Etiquetas:
Tal vez, también te gusten:

Comentarios

Txema Bacaicoa (Colectivo IS)
Parece como si te hubiera presentido y mirara para localizarte. No es un ave que destaque por su colorido, por lo menos en esta toma, donde luce discreto y agradable
Salvador Solé Soriano
Sí, Txema; este pájaro no sirve para decorar y lo muestro solo por ampliar la colección ornitológica-divulgativa que constituye la mitad de mi legado en FotoRed.
Por si sirve de excusa te diré que, de tarde en tarde, gente de todo el mundo que necesita una foto de pájaro, contacta conmigo (una o dos veces al año) para comprarme el permiso de uso de alguna imagen aviar. Cobro cantidades simbólicas porque me gusta colaborar en temas de conservación, pero ello me satisface un montón. Y contribuye, aunque sea de tarde en tarde y por muy poco monto, a mi precaria economía de subsistencia. Desde luego, esa no es la razón por la que lleno FotoRed de fotos de aves, algunas tan modestas como el Andarríos bastardo, pero sí que es una de varias razones. Gracias por tu muy amable comentario, Txema.
Miguel Angel Vázquez Márquez
La toma es muy nítida y se ve que tenía curiosidad por ser retratado.
Salvador Solé Soriano
El clic! de la cámara (ya no digamos la ráfaga) suele llamar la atención de las aves que están lo suficientemente cerca como para oírlo, distancia que, si todo está en silencio, a veces es considerable. En este caso el bicho se hallaba a unos 10 metros pero, tras la cámara y desde la ventana del observatorio, no estoy seguro que me viese; a esa misma distancia (y a mucha más) la figura humana pone en fuga a la mayoría de las aves ibéricas. De ahí lo práctico que resulta esconderse para retratarlas. El clic por sí solo rara vez las ahuyenta, salvo que les suene demasiado cerca y no hayan dispuesto de tiempo para acostumbrarse a su inocuidad mientras ellas (o yo) me aproximaba. Gracias por tu amable comentario, Miguel Ángel.
Miguel Angel Vázquez Márquez
Pues es curioso, pensé que también les asustaba el click. Durante un tiempo yo pensé que se podía desactivar el click de mi reflex, puesto que era digital . Pero me di cuenta es el click mecánico del levantamiento de espejo.
Salvador Solé Soriano
Las aves que que pasean ante el observatorio pronto se acostumbran a los clics!. Además, las migratorias, como esta (Andarríos bastardo) se fijan en qué caso hacen de ese ruido las aves residentes y si no las ven alarmadas, tampoco ellas se alarman. En cualquier otra circunstancia, el clic! puede ser suficiente para que un ave eche a volar pero eso depende de las especies y de los individuos y no hay una norma general.
Para comentar y votar has de estar registrado en FotoRed. Si ya estás registrado, debes identificarte.