FotoRed comparte, aprende y disfruta de la fotografía

Para mí (y para much@s otr@s fotógraf@s) los edificios abandonados tienen un atractivo irresistible. Nos seduce la noción romántica (decimonónica) del abandono, los rastros del pasado que subsisten como fosiles deteriorados para insinuar retazos de historias; el inexorable paso del tiempo y la entropía que trae consigo a poco que nos descuidamos. Ésta es una vista general del lugar donde hice las fotos “Triste hogar” y “Estética del desastre”. Al igual que aquellas, la que ahora veis también la obtuve mediante la técnica del HDR (cinco tomas), razón por la cual se ve lo que hay en el exterior y los techos muestran detalle a pesar de la penumbra en que se hallan. Entiendo que tanta desolación no entusiasme a la mayoría, pero con las minorías me conformo.

Cámara Canon G12 y trípode. Iso:80 Exposiciones (v): 1/6, 1/20, 1/60, 1/200 y 1/800 de segundo. Apertura (f): todas a f:4

Salvador Solé Soriano

En fotored desde 22/10/2011

Ficha personal
  • hace 7 años
    Antonio Cuenca. vaya
    excelente toma, con una calidad espectacular, te felicito, un saludo.
  • hace 7 años
    Luis Ruiz
    Tienes razón respecto a la atracción de estos lugares, aunque en mi caso no es fotográfico. A mi siempre me parecen lugares tristes, donde no puedo evitar pensar en aquellas personas que han vivido ahí, en sus proyectos, sus alegrías, tristezas... en lo que saben y callan esas ruinas. En cierta forma son un reflejo de nosotros mismos aunque proyectados en personas ajenas y, casi siempre, desconocidas; peor aún... anodinas.  Por cierto, el tratamiento que has dado a la imagen es espectacular. Se me antoja incluso más triste que el real. Si has pretendido aflorar todos esos sentimientos que he comentado antes, ¡enhorabuena!, lo has conseguido de pleno. Un saludo.