Al navegar por el sitio aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad. Para más información, visita nuestra Política de cookies. Aceptar
Ermita de Tindaya (Salvador Solé Soriano)
 

Ermita de Tindaya

Fecha y hora (original): 29/05/2013 15:08:30 Fecha y hora (digitalizado): 16/04/2008 08:26:42 Cámara: NIKON CORPORATION Modelo: NIKON D200 Iso: 100 Tiempo Exposición (v): 1/320 segundos Apertura (f): 7.1
Descripción: Tindaya es un pueblecito de 600 habitantes ubicado en el semi-desierto del norte de Fuerteventura (Islas Canarias). No le vi edificios notables a excepción de éste; la Ermita de Nuestra Señora de la Caridad, construida en la segunda mitad del siglo XVIII. En su entorno se combinan llanos áridos con una montaña pelada de 401 mts. de altitud; la que da nombre al pueblo y fue sagrada para los Amazigh, antiguos indígenas de la isla. Equipo: Cámara Nikon D200 con objetivo Sigma 50-500 mms. f: 4.0 - 6.3, a pulso.
Iso:100
Exposición (v):1/320 de segundo
Apertura (f):7.1
Etiquetas:

Comentarios

Alberto Arcos Hurtado
Una toma muy agradable a la vista. Le queda perfecto el blanco y negro suavizando toda la escena y destacando la Ermita. La cual se ve con una entrada bastante sencilla, aunque pintada con extraño gusto.
Curro Vázquez
Magnifico testimonio de la católica civilización que deja apenas protagonismo a la historia de esa montaña pelada en la cual parece había monumentos fálicos que el clero se encargó de destruir.
Modernamente la codicia de los constructores hallaron un buen filón en la extracción de piedra, especialmente bella por sus betas y texturas. Idearon un ardiz muy sibilino para robar esas piedras. Le encargaron, nada menos que a Chillida hiciera un monumento tal en la montaña que dejara vacío todo su volumen. Movimientos populares se opusieron, dieron la batalla no sin antes descubrir que tan sólo en el proyecto se perdieron no sé cuantos millones de las antiguas pesetas que al parecer se repartieron los políticos de turno.

 
Curro Vázquez
Debió ser la divina providencia, no sé si fue la fálica, pero ocurrió una desgracia, falleció el escultor Chillida, una pena, una pena para familiares, amigos y sobre todo los políticos e intermediarios que veían desaparecer tan jugoso negocio.
El tiempo ha pasado y la obra sigue sin hacerse, ahora se ha instalado por algún tiempo la crisis y me temo que con un poco de suerte la montaña de Tindaya tendrá larga vida.
Saludos

 
Salvador Solé Soriano
Sí, al documentarme entreví parte de ese fiasco local pero no quise mezclarlo con tan serena imagen. No obstante, como aportación de un colega, me parece excelente ya que nos recuerda que en una foto cualquiera, hay muchísimo más de lo que se ve. Por eso la fotografía nunca es un testimonio de la realidad si no que, a lo sumo, muestra - y de forma subjetiva - alguno de sus aspectos, jamás la totalidad. ¡Gracias, Curro!
Rafa Mateos
Muy buena fotografía, saludos.
Para comentar y votar has de estar registrado en FotoRed. Si ya estás registrado, debes identificarte.